Una ballena preñada quedó enredada en una red de pesca y murió

Una hembra de rorcual aliblanco preñada fue hallada muerta recientemente en una playa de la isla de Sanday, en el archipiélago de las Orcadas, Escocia.
jueves, 17 de octubre de 2019 · 09:49

El animal, según informaron los expertos del Plan Escocés de Animales Marinos Varados (SMASS por sus siglas en inglés), no se encontraba todavía en avanzado estado de descomposición, por lo que han deducido que había perdido la vida hacía poco tiempo.

“Parecía que se había enredado recientemente en un trozo de red abandonada que se había atascado en la barba y luego había arrastrado al animal, lo que le habría impedido nadar y alimentarse. Sus últimas horas probablemente fueron agonizantes, según se desprende del estado de los pulmones", afirma el comunicado de la organización.

Las redes de pesca son uno de los principales peligros a los que se enfrentan estos cetáceos, que también suelen sucumbir a los cables que componen algunos aparejos. Se calcula que el 83% de las ballenas francas septentrionales muestran heridas ocasionadas por estos instrumentos de pesca.

En el caso de las redes, el problema es incluso más grave, pues se trata de material descartado por los pescadores que permanece largo tiempo flotando el agua, aumentando con ello el peligro y la probabilidad de que los animales marinos caigan atrapados en ellas.
 
Ballena preñada
 
La ballena estaba embarazada de un feto a mitad de gestación, que también fue hallado muerto. En este caso, el accidente costó la vida a dos animales: la madre y la cría. “Sabemos que en algunas ocasiones (los pescadores) pierden parte del equipo de pesca mientras faenan. Pero en caso contrario no hay excusa para arrojar deliberadamente toda esa basura al mar. ¿Es tanto pedir que los devuelvan a tierra y los eliminen de manera responsables?”, reza el comunicado de SMASS, en el que se informa que es el segundo caso de avistamiento de un cetáceo atrapado en las redes de pesca en tan solo una semana.
 
La recuperación del rorcual corrió a cargo de un equipo de submarinistas voluntarios especializados en el rescate de estos cetáceos llamado BDMLR (British Divers Marine Life Rescue), al que acudieron unos pescadores que habían detectado el animal moribundo.

Los expertos recuerdan que, además de las criaturas atrapadas, los pescadores son los principales perjudicados por este tipo de accidentes, por lo que insta a quienes avisten un ejemplar atrapado avisen inmediatamente a los equipos de rescate.