Tips para los argentinos descendientes de italianos que quieren tomar vuelos al lugar de sus orígenes

A pesar del obstáculo del idioma, para la mayoría de los viajeros que toman vuelos a Italia, sigue siendo un país fácil de visitar, incluso si nunca antes estuviste fuera de Argentina. Aquí hay algunas cosas útiles que debes saber antes de salir del aeropuerto.
martes, 26 de febrero de 2019 · 10:41

1. Nada mejor que la comida italiana

Todos sabemos qué esperar cuando tomamos vuelos a Italia y vamos a un restaurante italiano: la variedad habitual de platos de pasta, quizás un par de pizzas y no nos referimos a la imagen de la torre de pizza de Alex Vasey, por supuesto, un tiramisú en el menú de postres.

Volando a Italia, que es un país joven, podrás descubrir un país anteriormente formado por estados de ciudades independientes, ahora llamadas regiones, con las cuales la mayoría de los residentes de esas regiones aún se identifican principalmente. Cada región tiene su propia personalidad, su propio dialecto (a veces su propio idioma) y su propia cocina. Pasar de una región a otra, y algunas veces de una ciudad a otra, presenta a los viajeros nuevas especialidades locales, y es un shock para quienes pensamos que ya sabemos qué es la comida italiana.

2. En Italia, el efectivo es el rey.

La mayoría de los italianos pagan las cosas diariamente con dinero en efectivo, desde el café de la mañana hasta la cena de esa noche y todo lo demás. Para aquellos de nosotros que nos hemos acostumbrado a pagar la leche y el pan con una tarjeta de débito, puede ser un poco chocante.

La mayoría de nosotros sabemos que las empresas pagan una tarifa cada vez que pagamos algo con plástico, pero en muchos países las empresas están dispuestas a pagar esa tarifa porque la cultura se inclina hacia el final de la escala "el cliente siempre tiene la razón". Italia, a pesar de todos sus beneficios, no es la tierra del servicio al cliente. Si algo es un inconveniente para un comerciante, como el pago de la tarifa de Visa, no tendría la máquina en absoluto. Esto funciona en Italia, porque ya está tan centrado en el efectivo: son los visitantes quienes a veces se quedan atrapados.

Ah, y no te preocupes, casi todos los hoteles del país (y ciertamente todos los grandes) toman plástico, al igual que las estaciones de tren.

3. Los servicios aéreos funcionan a tiempo

Hay un dicho local que dice "al menos Mussolini hizo que los trenes llegaran a tiempo": todos lo hemos escuchado, y es divertido, pero no es cierto. Es una leyenda urbana, hoy en día, los trenes en Italia son notorios por llegar un poco tarde o, en ocasiones, por no funcionar debido a las huelgas de trabajo, y sin embargo, siguen siendo la mejor manera de recorrer la mayor parte del país.

Ciertamente, hay lugares donde querrás tener un automóvil, o donde un autobús pueda satisfacer mejor tus necesidades, pero en la mayoría de los casos todavía recomiendo trenes como transporte, especialmente si se apega a ciudades y pueblos más grandes, los viajes a Italia generalmente son a través de alitalia la línea de bandera del país, la cual por cierto tiene una excelente atención.

4. El camarero no está siendo grosero cuando te deja solo para comer

Este fenómeno no es exclusivo de Italia, pero vale la pena mencionarlo porque atrapa a muchos con la guardia baja.

En Italia, los camareros se acercan a vos 90 segundos después de servirte un plato, preguntándote si "todo está bien" antes de que hayas tenido la oportunidad de dar un mordisco.

O puede pasar, también, que después de que te entreguen la comida, es posible que no vuelvas a ver al mesero en tu mesa hasta que llegue el momento de limpiar tus platos. Y cuando hayas terminado con tu comida, después de un café o un postre o cualquiera que sea su plato final, nadie vendrá con una factura sin que la pidas.

Otras Noticias