El autor del tiroteo en sinagoga de EE.UU. se inspiró en la matanza de Nueva Zelanda

En una carta abierta difundida en redes sociales, el responsable de la masacre, John Earnest, reconoció su odio hacia los judíos y prometió defender a la raza europea.
domingo, 28 de abril de 2019 · 16:58

 

El autor del tiroteo de el sábado en una sinagoga cerca de San Diego, California, dejó escrito un manifiesto antisemita en las redes sociales y reconoció haberse inspirado en la matanza perpetrada el 15 de marzo en Nueva Zelanda, según informó el gobierno local. 

Anoche el alcalde de Poway, Steve Vaus, explicó que todo indicaba que el ataque se trató un "crimen de odio" dadas las declaraciones del autor del tiroteo, identificado como John Earnest de 19 años, al entrar en la sinagoga, una hipótesis que quedó aún más firme cuando el jefe local de la policía informó sobre la carta supremacista firmada por Earnest.

 

En conferencia de prensa, el sheriff de la ciudad, William Gore, explicó que el autor del tiroteo era un joven de raza blanca que llevaba un rifle AR-15 y que habían encontrado una "carta abierta" firmada por una persona del mismo nombre en la que reconocía su odio a los judíos y prometía defender su raza europea.

Asimismo, la carta explicaba que tomó la decisión de cometer el tiroteo en la sinagoga tras conocer la matanza de Nueva Zelanda del pasado mes, en la que 50 personas resultaron muertas y otras tantas heridas cuando un supremacista blanco abrió fuego contra las personas presentes en dos mezquitas, según la agencia de noticias EFE. 

Por su parte, el presidente estadounidense, Donald Trump, subrayó en un acto electoral en Wisconsin que "esta noche el corazón de Estados Unidos está con las víctimas del horroroso tiroteo de Poway".

 

"La nación entera llora la pérdida de vida, y reza por los heridos, y está en pie en solidaridad con la comunidad judía. Condenamos con contundencia el mal de antisemitismo y el odio, que debe ser derrotado", afirmó Trump.

Compartir

El año pasado un hombre entró en una sinagoga en Pittsburgh (Pensilvania) y abrió fuego contra los asistentes, provocando la muerte a 11 personas, en el mayor ataque contra la comunidad judía en la historia reciente de Estados Unidos.