Diversas formas de caer en estafas en el mundo de las criptomonedas

Es importante conocer las amenazas latentes a través de las diversas tácticas para estafar que existen para apropiarse indebidamente de las criptomonedas de los incautos. Es importante saber cómo protegerse y hacerle frente si aparecen.
martes, 2 de julio de 2019 · 10:25

Así como es innegable que las nuevas tecnologías nos facilitan la vida, también es cierto que dan pie para muchas situaciones negativas y una de éstas son las estafas cibernéticas que de muchas maneras se pueden realizar.

Cada vez se diversifican las tácticas que usan los cibercriminales, quienes por lo general, se valen de artificios para tener acceso a un dispositivo o red, robar información o incurrir en la extorsión. 

La combinación de tácticas de la vieja guardia y otras con base en las nuevas tecnologías para estafar a los incautos han sido vitales. Pishing, baiting o las estafas con ataques en dispositivos móviles, son algunos de los ciberdelitos.

Sin duda, una de las modalidades que con el auge de las operaciones financieras virtuales ha venido proliferando, son las estafas con las criptomonedas, de hecho, en 2018 se registraron pérdidas por orden de unos mil 700 millones de dólares.

Las más habituales estafas
Son varias las maneras que usan los estafadores para despojar a los incautos de las monedas digitales que hayan obtenido en intercambios a través de bases de datos conocidas como blockchains.

Una de las estafas más habituales con criptomonedas se da mediante el viejo y probado esquema Ponzi, que se basa en la utilización de los ingresos de los nuevos participantes para pagar a los inversionistas antiguos.

A este procedimiento se suma el uso de herramientas que surgen de la evolución de las tecnologías como el servicio de mensajería Telegram, el cual es muy usado entre quienes se mueven en la inversión con las criptomonedas.

Un ejemplo de aplicación del esquema Ponzi para Bitcoin y Litecoin es el bot fraudulento iCenter que ofrece a los incautos ganancias diarias del 1,2%. El mismo funciona mediante un grupo de chat de Telegram de la siguiente forma:

  • Un pequeño grupo de estafadores comparte código en blogs o redes sociales para sumar participantes al chat grupal. Los que se integran al grupo ven mensajes positivos de los miembros originales llamándolos a invertir.
  • A quien se decide a invertir le asignan una cartera virtual individual para depositar sus bitcoins, no sin antes aceptar que va a esperar entre 99 y 120 días para recibir las ganancias. 
  • Tras hacer la inversión, estas personas comparten sus códigos propios en las redes sociales e invitan a sus conocidos a integrar el chat grupal y el referido esquema. 

Realmente los fondos que se obtienen de las inversiones no son usados en ningún negocio. Cuando una persona accede a "invertir", quién lo incluye gana una comisión de los nuevos fondos y el ciclo se reinicia al pagarle a los participantes antiguos con estas criptomonedas que están ingresando.

También se dio el caso de Global Trading, cuyos promotores aseguraron que se generaban ganancias al sacar provecho de las diferencias de precios al hacer intercambios de criptomonedas a partir del arbitraje, sin embargo, lo que se hacía era despojar a los inversionistas de sus monedas virtuales.

De igual forma, se sirvió de Telegram para que los participantes enviaran solicitudes para conocer el saldo de sus cuentas, recibiendo datos falsos que indicaban aumentos de hasta un 1% por cada hora. Al ver esas ganancias, obviamente, aún más corren la voz para incluir a conocidos que creen ganarán "invirtiendo" en criptomonedas.

Otro caso de estafa documentado fue el que se dio con la criptomoneda OneCoin que no era real. Los inversionistas fueron estafados por un importe que sobrepasó los 3.800 millones de dólares. La circunstancia en este caso fue que los estafadores actuaron recurriendo al engaño directo.

Hay quienes también caen en otro tipo de estafas con las denominadas ICO (por sus siglas en inglés), que no son más que ofertas iniciales de monedas que en sí mismas son legítimas, pero los estafadores se aprovechan para hacer caer a los incautos, a quienes convencen de cambiar sus activos en Bitcoin y Ethereum, por descuentos en las criptomonedas emergentes, lo cual finalmente no se cumplirá.

El caso Crypto Trader
Ha sido identificada otra plataforma para estafar con criptomonedas, se trata de Crypto Trader, la cual por lo general se duplica constantemente, cambiando de nombre para que los incautos caigan en la estafa.

Una de las formas que siempre utilizan para que los nuevos participantes sientan confianza es publicar opiniones sobre la plataforma Crypto Trader, la cual se presenta como la única a través de la cual se puede invertir con cualquier tipo de criptomoneda, en especial Bitcoin. 

Obviamente, se tratan de experiencias falsas y perfiles inventados, de hecho, las fotos de quienes narran estos supuestos testimonios son de bancos de imágenes de internet.

Una de las señales que deja ver su carácter fraudulento es que la plataforma Crypto Trader en español, que no tiene un enlace directo sino que para llegar a ella hay que entrar a una página de un medio de noticias que es obviamente falso. 

Otro aspecto a resaltar es que no hay mucha información sobre este soporte, ni tampoco en la página hay ningún indicativo de que cuente con el aval de autoridades como la Comisión de Nacional del Mercado de Valores de España (CNMV), por ejemplo.

Suelen usar imágenes copiadas de sistemas de seguridad que al pinchar no llevan a ninguna parte, además incluyen relatos de un supuesto experto financiero que con su vocabulario técnico busca embaucar a los incautos. Se trata de una persona inventada también con una foto de internet que en Google se puede conseguir en otros lugares.

Otros trucos muy usados es mediante una vídeo-presentación en inglés que hasta incluye personas famosas que hablan de las virtudes de las criptomonedas (no nombran a Crypto Trader), para hacer creer que usan el software. Lógicamente ya se ve un contrasentido cuando se usa un idioma extranjero aún cuando la página señala que es una plataforma exclusiva para España.

Las señales que hemos presentado son algunos de los aspectos de los que hay que estar pendientes para no ser víctimas de los timadores que se aprovechan de la buena fe de los incautos. Hay que estar atentos.  
 

Otras Noticias