Biden vs. Trump: caminos hacia el poder y posibilidades de ganar de cada uno

Trump, en primera instancia, la tiene más complicada que Biden. Lo que se tiene que dar para que cada quien triunfe. Seguí aquí, en directo, la contienda con más tensión en la historia reciente de Estados Unidos.
martes, 3 de noviembre de 2020 · 12:03

 

El camino de Donald Trump hacia el poder parece más difícil que el de su rival Joe Biden, según los últimos pronósticos.

La empresa de análisis de datos FiveThirtyEight, fundada por el estadístico Nate Silver, dice que ahora hay un 90% de posibilidades de que el exvicepresidente gane la votación.

El sitio, que ha hecho predicciones en elecciones anteriores, analiza los resultados de las encuestas estatales y nacionales, junto con otros factores, y ha realizado 40.000 simulaciones de la elección para calcular las probabilidades de ganar de cada candidato.

A partir del lunes, la probabilidad de Biden es del 90% y la de Trump es del 10%.

El camino hacia el poder del actual presidente de los Estados Unidos parece basado una estrategia de defensa de los estados del campo de batalla que ganó en 2016, incluyendo a los tradicionalmente republicanos Georgia y Arizona.

Sus esperanzas también están puestas en los estados indecisos de Florida y Pensilvania.

En 2016, la entonces candidata demócrata Hillary Clinton perdió Michigan, Pensilvania y Wisconsin - tres estados que tradicionalmente habían apoyado a su partido.

Esto significa que si Biden logra mantener el apoyo en todos los estados que ganó Clinton, y recupera estas tres pérdidas, se aseguraría 279 votos electorales, nueve votos por encima del umbral necesario, de 270.

Biden ha gastado alrededor del 30% de su presupuesto publicitario en estos tres estados clave desde junio, aunque todas las miradas estarán puestas en Pensilvania para la lucha final.

Actualmente se le da una ligera ventaja sobre Trump en Pensilvania, donde puede jugar la carta emocional del nacimiento, siendo Biden originario de Scranton.

Sin embargo, Trump ha visto recientemente aumentar sus posibilidades de victoria después de que Biden dijera que quería eliminar los combustibles fósiles, aunque sin llegar a decir que prohibiría el fracking.

¿Pero qué pasa si Biden se pierde en Pensilvania? 

Sin los 20 votos electorales ofrecidos por Pennsylvania, Biden necesitaría encontrar otros 11 para llegar a los mágicos 270.

Estos votos adicionales pueden encontrarse en Arizona (11 votos) o en Carolina del Norte (15 votos), donde Trump ganó en la última elección pero con pequeños márgenes.

Arizona es tradicionalmente un estado republicano y no ha tenido un demócrata al mando desde 1996, pero en las últimas elecciones Trump ganó por 3,5 puntos porcentuales, el margen más pequeño en dos décadas.

En Carolina del Norte, mientras tanto, la mira está puesta en los recién llegados al sistema electoral, los jóvenes con educación universitaria para ayudar a empujar el estado hacia el campo demócrata.

Barack Obama fue el primer candidato demócrata que ganó allí en 2008, y aunque perdió por poco en 2012. Luego Clinton volvió a perder en 2016. Sería una victoria apretada para Biden, pero aún así es posible.

Una combinación de lo anterior 

Si Biden recupera las pérdidas de Clinton en Michigan, Pensilvania y Wisconsin - y también se lleva Arizona o Carolina del Norte, su victoria sería cómoda.

Otros estados en los que se está centrando Biden son Ohio, Iowa y Georgia. Además los demócratas esperan que Texas pueda finalmente estar a su alcance.

Florida, que ofrece 29 votos electorales, también promete una carrera reñida entre ambos.

"Biden tiene más oportunidades de ganar por un número electoral mayor que el de Trump", según el encuestador republicano Glen Bolger. "No significa que Trump no pueda ganar" añade.

El camino potencial de Trump hacia el poder 

Grandes esperanzas en Florida

Para ganar 270 votos electorales, Trump probablemente tendrá que asegurarse la victoria en Florida, que como ya hemos apuntado va a ser una carrera reñida.

Esto ha hecho que este mes el presidente centrara gran parte de su campaña en el estado, donde él y su esposa Melania establecieron su residencia oficial privada el año pasado. Según muchos analistas fue un movimiento electoral de Trump, que siempre ha estado muy ligado a Nueva York.

 

Pensilvania 

Esto, como se ha mencionado, va a ser un enorme campo de batalla para los nominados, y Trump mira a Pensilvania como su mejor oportunidad de llegar a los 270 votos electorales.

Ha celebrado siete mítines esta semana - incluyendo cuatro sólo el sábado - en el estado, lo que pone de relieve la importancia de esta zona para ser reelegido.

Trump también ha aprovechado la debilidad percibida de Biden al revelar su plan de eliminar los combustibles fósiles, diciendo la semana pasada: "Paralizará nuestra nación y nos enviará a una depresión absoluta".

¿Serán las victorias de Florida y Pensilvania suficientes para Trump? 

En principio no: por lo menos, si no gana la mayoría de los estados que aseguró en 2016.

Incluso con una victoria en Ohio, el presidente tendría que mantener también sus victorias de 2016 junto con otros estados que perdió y algunos que le han puesto constantemente en desventaja en las encuestas.

Esto también significaría que podría tener que centrarse en dar la vuelta a Minnesota, Nevada y New Hampshire - algo que es poco probable.

Por lo tanto, el camino de Trump a la reelección se ve mucho más complicado en comparación con su rival y ha dado lugar a una estrategia de defensa con la captación de todos los votos que pueda.

Esto se puede ver con su celebración de mítines en lugares como Maine y Nebraska, sobre todo en Omaha, Nebraska, que es un distrito metropolitano que vale un solo voto electoral.