Los astronautas de SpaceX regresaron con éxito a la Tierra

La cápsula Dragon de SpaceX amerizó en el Golfo de México hoy después de volver a entrar en la atmósfera de la Tierra y desplegar sus paracaídas sin ningún problema. El piloto Doug Hurley, uno de los dos astronautas a bordo, dijo: “Es verdaderamente nuestro honor y privilegio”.
domingo, 2 de agosto de 2020 · 16:55

Fue el primer aterrizaje en el agua de una nave espacial de EEUU desde la misión Apollo-Soyuz de 1975. Además de Huley, en la nave también viajó Bob Behnken. Ambos dejaron ayer Estación Espacial Internacional y viajaron 19 horas camino a la Tierra.

“Bienvenidos a la Tierra y gracias por haber volado con SpaceX”, anunció el director de vuelo a los astronautas, que respondieron inmediatamente. La cápsula Crew Dragon Endeavour amerizó frente a las costas de Pensacola, Florida (sureste), como previsto, a las 18:48 GMT y aparentemente sin sufrir daños tras atravesar la atmósfera terrestre, mostraron  imágenes transmitidas en directo.

Un barco de recuperación se apresuró a recoger a Hurley y al comandante Bob Behnken, que pasaron dos meses a bordo de la Estación Espacial Internacional. El éxito de la misión demostró que los Estados Unidos una vez más tiene la capacidad de enviar a sus astronautas al espacio y traerlos de vuelta.

El presidente Donald Trump, que había viajado a Florida para el lanzamiento de la cápsula hace dos meses, saludó su regreso seguro. “¡Gracias a todos!”, escribió en el Twitter. “Es genial que los astronautas de la NASA vuelvan a la Tierra después de una misión de dos meses muy exitosa”.

La misión es también una gran victoria para la compañía SpaceX de Elon Musk, que fue fundada hace pocos años, en 2002, pero que en este tiempo ya se ha abierto camino a pasos agigantados, incluso superando a Boeing, su principal competidor en la carrera espacial comercial. Los Estados Unidos han pagado a las dos compañías un total de unos 7.000 millones de dólares por sus contratos de “taxi espacial”, aunque los esfuerzos del gigante aeroespacial Boeing han fracasado estrepitosamente.

La reentrada atmosférica

La cápsula Crew Dragon realizó varios procedimientos precisos para volver a casa con seguridad. A la 17:51 GMT, se deshizo de su “tronco” que contiene su energía, calor y otros sistemas, que volverá a entrar en la atmósfera de la Tierra y se quemará. Disparó entonces sus propulsores para maniobrar en la órbita y trayectoria adecuadas para el amerizaje. A las 18:32 GMT reingresó a la atmósfera a una velocidad de alrededor de 17.500 mph (28.000 kph).

El escudo térmico de la nave necesitaba soportar temperaturas de 1900 grados centígrados, lo que causó un apagón de comunicaciones durante unos minutos. Luego, desplegó dos juegos de paracaídas en su descenso, reduciendo su velocidad a sólo 15 mph (24 kph) al golpear el agua.

Una vez fuera de la nave, los dos astronautas serán llevados a bordo de una nave de recuperación para un chequeo médico antes de ser llevados a tierra.

Ayer, el desacoplamiento de la EEI se hizo en dos tiempos alrededor de las 23:34 GMT, y dos meses después de la llegada de ambos hombres a bordo de la cápsula. Unas horas antes, ambos astronautas se habían despedido de los tres colegas que dejaron en el espacio aunque. “Lo más difícil fue ponernos en órbita, pero lo más importante es regresar a casa”, dijo Behnken unas horas antes de la partida. Behnken y Hurley se han convertido en los primeros astronautas en ser llevados a la ISS, ubicada a 400 km de la Tierra, por una empresa privada contratada por la NASA.

La misión, cuya partida había sido postergada por razones meteorológicas, fue la primera de una nave tripulada lanzada desde suelo estadounidense. La última había sido en 2011 cuando terminó el programa de los transbordadores espaciales.

En los últimos nueve años, astronautas estadounidenses habían viajado exclusivamente en los cohetes Soyuz rusos, por un precio de cerca de 80 millones de dólares por asiento. Si la misión actual es certificada segura, Estados Unidos ya no dependerá de Rusia para acceder al espacio. Por 3.000 millones de dólares, acordados desde 2011 en el marco de un contrato a precio fijo, SpaceX prometió a la NASA seis viajes de ida y vuelta a la ISS con cuatro astronautas a bordo.