Migrantes se instalan en un nuevo centro temporal en la isla de Lesbos tras el incendio del campamento

Unas 800 personas que habían permanecido en Moria durante meses o incluso años, están ahora alojadas en el campamento temporal.
martes, 15 de septiembre de 2020 · 10:56

 

Cientos de los miles de migrantes que quedaron sin techo por el incendio del campo de refugiados más grande de Grecia y Europa se establecieron en un nuevo centro temporal construido de urgencia en la isla de Lesbos, informó hoy el Gobierno griego.

Un total de 21 de los alrededor de 800 migrantes de Asia y África que se instalaron en el campamento temporal en la isla griega dieron positivo para el nuevo coronavirus, según informó el Ministerio de Migración de Grecia.

En la noche del 8 al 9 de septiembre, el campamento de migrantes de Moria, inaugurado hace cinco años en el punto álgido de la crisis migratoria, fue completamente destruido por el fuego, dejando a sus 12.000 ocupantes sin hogar y viviendo en condiciones insalubres.

La mayoría duerme en el asfalto, en las aceras, en los campos agrícolas o en edificios abandonados. Se niegan a ir al nuevo campo instalado cerca de las ruinas de Moria, temiendo no poder salir de la isla una vez dentro.

Pero unas 800 personas, según el Ministerio, que habían permanecido en Moria durante meses o incluso años, están ahora alojadas en el campamento temporal.
 

El nuevo centro está cerrado a la prensa, a pesar del calor y la falta de duchas y colchones, según testimonios de los migrantes


El nuevo centro está cerrado a la prensa, a pesar del calor y la falta de duchas y colchones, según testimonios de los migrantes, informó la agencia de noticias AFP

Los solicitantes de asilo dijeron temer la animosidad de los habitantes de la isla, muchos de los cuales se oponen a mantener a los migrantes en Lesbos.

Los incidentes entre solicitantes de asilo y residentes, incluidos partidarios de extrema derecha, son frecuentes desde el año pasado.

Moria albergaba a migrantes de África, Medio Oriente y Asia que llegaron a la isla en los últimos años desde la cercana Turquía huyendo de guerras o de la pobreza. Por lo general, los migrantes no quieren quedarse en Grecia, sino que prefieren ir a otros países de la Unión Europea (UE) más prósperos, sobre todo Alemania.


En virtud de un acuerdo de 2016 entre Bruselas y Ankara, los que llegan a las islas griegas se quedan allí esperando que se acepte su pedido de asilo o que, caso contrario, sean deportados a Turquía.

Pero las demoras en el trámite de las solicitudes, sumado al hecho de que el número de los que llegan supera al de deportados, contribuyó a la superpobación del campamento.

Organizaciones humanitarias llevaban años advirtiendo sobre las pésimas condiciones del campamento, que tenía capacidad para 2.750 personas pero albergaba a más de 12.500.