Destituyeron a un dirigente alemán que propuso “gasear” a los inmigrantes

“Cuanto peor sea la situación en Alemania, será mejor para la AfD”, dijo el ex vocero del partido ultraderechista, al parecer abogando por la llegada de más refugiados. Pero luego sentenció: “Después podemos abatirlos a todos”. No sabía que estaba siendo grabado.
martes, 29 de septiembre de 2020 · 13:52

El partido de extrema derecha alemán AfD anunció este lunes la destitución de uno de sus dirigentes, un ex portavoz en el Bundestag, luego de que se conozcan declaraciones en las que fantaseaba con fusilar o gasear a los refugiados.

El buró ejecutivo del grupo Alternativa para Alemania (AfD) en la cámara baja del parlamento decidió por unanimidad destituir a Christian Lüth, sin previo aviso, luego de que sea identificado como la voz que da unas explosivas declaraciones xenófobas.

Este dirigente de la AfD fue grabado en febrero pasado por un equipo de televisión alemán, sin que lo supiera. Durante una conversación, Lüth abogaba por “la llegada de más refugiados” porque, en su opinión, “cuanto peor sea la situación en Alemania, será mejor para la AfD”.

Lüth añadió durante esta conversación grabada y transmitida este lunes de tarde por la cadena de televisión privada ProSieben: “Después podemos abatirlos a todos. Eso no es para nada un problema. O gasearlos, o lo que quieras. ¡Me da igual!”.

El programa no menciona a Lüth por su nombre, pero varios medios lo han reconocido y la propia AfD decidió destituirlo.

Lüth, de 44 años, había sido suspendido en abril pasado por su partido después de que reivindicara sus orígenes “arios” y se definiera a sí mismo como “fascista”.

Trabajaba para la AfD desde 2013 y ocupaba el cargo de vocero del grupo parlamentario desde que el partido ingresó a la cámara de diputados, en 2017.

La AfD es desde 2017 la primera fuerza de la oposición en el Bundestag, con escaños en todos los “Länder” (estados federados alemanes) y también en la Eurocámara.

En los últimos tiempos, el partido ha perdido algo de fuelle y ahora los sondeos le sitúan en un 9 %, en medio de sucesivos escándalos por financiación irregular y la batalla abierta entre su ala más moderada, representada por el presidente Jörg Meuthen, y el sector más radical y afín al neonazismo.

El partido actualmente se desgaja internamente a causa de rivalidades y ajustes de cuentas entre su ala más moderada y el ala radical, cercana a los movimientos neonazis. Estos últimos, en pleno auge, bregan en particular por el fin de la cultura del arrepentimiento por los crímenes perpetrados por el régimen nazi, entre 1933 y 1945.

Recientemente, la policía decidió ponerlos bajo vigilancia debido a la amenaza que pueden representar para el Estado democrático alemán.

Fuente: Infobae