Para ingresar a EE.UU los mayores de 18 años deberán tener dos dosis aprobadas por la OMS

La Sputnik no está incluida. Los que quieran ingresar deberán llevar también un test de Covid negativo realizado hasta 72 horas antes del vuelo.
lunes, 25 de octubre de 2021 · 20:22

La Casa Blanca confirmó este lunes que a partir del 8 de noviembre los extranjeros adultos que quieran visitar Estados Unidos deberán estar “totalmente vacunados” contra el Covid con algunas de las vacunas aprobadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS), algo que dejará afuera a millones de argentinos que recibieron la vacuna Sputnik V. La novedad es que los niños menores de 18 años no tendrán la obligación de presentar certificado de vacunas.

El anuncio vino a confirmar lo que ya había trascendido hace unas semanas y que inquietaba a los viajeros que no tienen dosis de vacunas autorizadas por la OMS y que no podrán, al menos por ahora, ingresar a EE.UU.

Según las nuevas directivas de la Casa Blanca, solo podrán entrar los que recibieron dos dosis de Pfizer, Moderna, AstraZeneca, Sinopharm y Sinovac (después de 14 días o más de la segunda dosis). Y los que fueron vacunados con la monodosis de Johnson & Johnson, también luego de ese lapso.

Por ahora no se contemplan exigencias de terceras dosis o refuerzos.  

Tambén se anunció que se aceptarán combinaciones de dos vacunas aprobadas por la OMS, como por ejemplo AstraZeneca y Sinopharm, de uso extendido en Argentina. Los que tengan  combinaciones que incluyan a la Sputnik V (por ejemplo, con Moderna u otras) por ahora no podrán ingresar.

Además del certificado de vacunación completa, todos los pasajeros (mayores de 2 años) igualmente deberán presentar un test negativo hecho 72 horas antes de abordar el avión. Puede ser antígeno o PCR.

Los niños menores de 18 años no tendrán la obligación de presentar certificado de vacunas.

Otras excepciones también se aplican a los pasajeros que presentan contraindicaciones médicas y no pueden vacunarse, o los que viajen con una visa que no sea de turista “desde países con baja disponibilidad de vacunas”.

Un funcionario estadounidense que habló con la prensa, explicó que en concreto, son "unos 50 países" donde "la tasa total de vacunación es menor al 10 %".

La Casa Blanca no proporcionó inmediatamente esa lista, pero, según datos oficiales de distintos Gobiernos recopilados por el portal Our World in Data, la mayoría de esos países son africanos, aunque también están Nicaragua, Haití, Afganistán, Siria y Irak. Quienes lleguen de esos países y quieran quedarse en Estados Unidos más de 60 días deberán comprometerse a vacunarse en el país norteamericano, con “excepciones muy limitadas”, recalcó la Casa Blanca.

Si bien el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) no recomienda formalmente la mezcla o combinación de vacunas, el uso de esa estrategia es cada vez más común en muchos países fuera de los Estados Unidos.

Por eso, la Casa Blanca también dio luz verde a las combinaciones de dosis (dentro de las autorizadas por la OMS). Así, podrán ingresar millones de personas que tienen dosis de AstraZeneca y Pfizer o Moderna, combinaciones muy frecuentes en México y Canadá. Estos dos países, que limitan con EE.UU. habían estado presionando fuertemente por esta medida.

Los CDC también emitieron una Orden de Rastreo de Contactos que requiere que todas las aerolíneas que vuelen a los Estados Unidos tengan a mano y entreguen rápidamente a las autoridades, cuando sea necesario, la información de contacto que permitirá a los funcionarios de salud pública seguir a los viajeros aéreos entrantes que están potencialmente infectados o han estado expuestos a alguien que está infectado.

Los ciudadanos estadounidenses y residentes permanentes que no estén vacunados deberán presentar un resultado negativo de un test de covid-19 que tendrá que haberse administrado un día antes del viaje, es decir, que tendrán menos flexibilidad que los vacunados para hacerse esa prueba.

"Si estás completamente vacunado, tendrás la posibilidad de hacerte el test tres días antes; mientras que para los no vacunados ese test negativo tiene que haberse hecho inmediatamente antes" del vuelo, explicó el funcionario estadounidense.

La decisión anunciada este lunes no es solo sanitaria sino también muy importante en el mundo de los negocios. Había una fuerte presión de las autoridades del sector turístico, que se ha visto fuertemente afectado por la veda de pasajeros, sobre todo de Europa, para que la lista de vacunas permitidas sea lo más amplia posible.

Por eso la Casa Blanca, en base a las indicaciones sanitarias, decidió dar luz verde a más vacunas que las autorizadas en EE.UU. (Pfizer, Moderna y Janssen) y extenderlas a las de la OMS. Pero la decisión complica a más de 11 millones de argentinos que recibieron la Sputnik V, que sigue fuera de la lista hasta que no sea avalada por la máxima autoridad de la salud global.

(Clarín)