La junta militar de Myanmar "comete crímenes contra la humanidad", según un experto de la ONU

Ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, Thomas Andrews dio una cifra de al menos 70 personas "asesinadas" en la represión de las manifestaciones.
jueves, 11 de marzo de 2021 · 18:07

La junta militar de Myanmar "comete probablemente crímenes contra la Humanidad", declaró el principal experto de la ONU sobre el país asiático, quien dio una cifra de al menos 70 personas "asesinadas" en la represión de las manifestaciones.

"Crece la evidencia de que la junta militar, dirigida por la misma cúpula, comete probablemente crímenes contra la Humanidad, incluidos asesinatos, desapariciones forzadas, persecución, tortura y encarcelamientos en violación de la ley internacional", declaró Thomas Andrews ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

"Examinen los hechos" imploró el experto independiente, al que la ONU le encargó monitorear la situación en el país tras el golpe militar del 1 de febrero.

 

Nueva represión y 10 muertos


Las fuerzas de seguridad de Myanmar volvieron este jueves a reprimir una protesta y mataron a diez personas, pese al llamado del Consejo de Seguridad de la ONU a abandonar el uso de la fuerza contra manifestantes.

El ejército también presentó una nueva acusación contra Aung San Suu Kyi, la líder civil del Gobierno que derrocó el 1 de febrero.

Según el vocero de la junta militar, Zaw Min Tun, entre 2017 y 2018 la dirigente, galardonada en 1991 con el Nobel de la Paz, recibió ilegalmente 600.000 dólares y 11,2 kilogramos de oro.

El vocero militar Zaw Min Tun dijo que el exjefe de la división de Yangon, Phyo Min Thein, admitió haberle dado el dinero, aunque no presentó pruebas, reportó la agencia de noticias AFP.
 


Miles de personas realizan protestas en Myanmar desde el golpe de Estado que derrocó a Suu Kyi al inicio de su segundo mandato y puso fin a un lento progreso hacia la democracia tras cinco décadas de gobiernos militares.

Según la prensa local, este jueves se sumaron diez muertos en las protestas: seis personas murieron en Myaing, en la región central de Magway, mientras que otras cuatro murieron en Yangon, Mandalay, Bago y Taungoo.

Este miércoles, el Consejo de Seguridad de la ONU pidió por unanimidad la revocación del golpe militar y condenó enérgicamente la violencia contra los manifestantes pacíficos.

Los 15 miembros del Consejo aprobaron una resolución en la que piden la liberación inmediata de los líderes gubernamentales y enfatizan la "necesidad de defender las instituciones democráticas".

Por su parte, Amnistía Internacional (AI) emitió un informe en el que sostiene que el ejército de Myanmar "está utilizando tácticas y armas que normalmente se ven en el campo de batalla contra manifestantes pacíficos y transeúntes en todo el país".

La ONG dijo que su examen de más de 50 videos de la represión confirmó que "las fuerzas de seguridad parecen estar implementando estrategias planificadas y sistemáticas, incluido el uso intensificado de la fuerza letal".

"Muchos de los asesinatos documentados equivalen a ejecuciones extrajudiciales", denunció AI.
 

Nueva protesta contra el golpe de Estado


Mientras continúan las protestas contra el golpe, la junta se enfrenta a un nuevo desafío en Kachin, el estado más al norte del país, donde el brazo armado de la minoría étnica del mismo nombre, KIA, atacó una base del Gobierno y las autoridades respondieron con ataques contra el grupo.

Hasta hoy, KIA se había limitado a ataques verbales en rechazo al golpe de Estado.

Myanmar tiene más de una docena de ejércitos de guerrillas étnicas, principalmente en áreas fronterizas, un legado de luchas de décadas por una mayor autonomía del Gobierno central.

Muchos tienen acuerdos formales o informales de alto el fuego con el Gobierno, pero aún se producen enfrentamientos armados.

Los medios locales especulan con que algunos grupos étnicos podrían formar una alianza de facto con el movimiento de protesta para presionar al Gobierno.