¿Las vacunas contra el COVID-19 pueden afectar el período menstrual?

Estados Unidos- En teoría, una vacuna podría afectar el período de una persona menstruante. Las inoculaciones están destinada a inducir una respuesta inmune en el cuerpo y esta podría tener un impacto en el ciclo.
martes, 1 de junio de 2021 · 18:20

 

En las últimas semanas, informes de todo el mundo han sugerido que algunas mujeres están experimentando cambios en sus períodos después de recibir vacunas contra el COVID-19. Si bien hasta ahora no hay evidencia científica que respalde estos informes anecdóticos, es plausible que haya un vínculo y los especialistas aseguran que vale la pena investigar más.

En teoría, una vacuna podría afectar el período de una mujer. Las inoculaciones están destinada a inducir una respuesta inmune en el cuerpo y esta respuesta inmune podría tener un impacto en el ciclo menstrual. Aun así, es difícil establecer vínculos con las vacunas, ya que los cambios podrían ser el resultado de otros factores, como el estrés, la dieta y los hábitos de ejercicio.

Si los científicos finalmente encuentran un vínculo entre la vacuna y los cambios a corto plazo en el sangrado, los expertos dicen que eso no sería motivo para evitar vacunarse. “Los beneficios de aplicarse la vacuna ciertamente superan con creces el paso de un período intenso, si es que están relacionados”, aseguró la doctora Mary Jane Minkin, ginecóloga y profesora de la Facultad de Medicina de la Universidad de Yale.

El ciclo menstrual está principalmente bajo el control de una compleja interacción de hormonas liberadas por el cerebro que actúan sobre los ovarios y, a su vez, sobre el útero. En la primera mitad del ciclo, que depende de la hormona sexual femenina estrógeno, el revestimiento del endometrio comienza a acumularse en el útero y los folículos (óvulos y el tejido circundante) maduran en el ovario.

En la mitad del ciclo, un aumento de una hormona llamada hormona luteinizante actúa sobre el ovario para liberar un ovocito (óvulo) del folículo más maduro u ovulación. En la segunda mitad, que depende de otra hormona sexual llamada progesterona, el revestimiento del endometrio se espesa significativamente en preparación para la implantación de un óvulo fertilizado. Si no se produce el embarazo, la progesterona desciende rápidamente, lo que provoca el desprendimiento del revestimiento del útero o la menstruación.

El ciclo también está mediado en parte por el sistema inmunológico. Por ejemplo, ciertas células inmunes, como macrófagos, mastocitos y neutrófilos, se encuentran en el revestimiento del endometrio y participan en el desprendimiento del revestimiento del útero durante el ciclo menstrual y la reconstrucción para el siguiente ciclo. Por lo tanto, es posible que recibir una vacuna y tener la respuesta inmune esperada pueda afectar la interacción compleja entre las células inmunes y las señales en el útero, y hacer que el siguiente período sea más pesado, más doloroso o más largo.

En los ensayos originales de las vacunas COVID-19, los investigadores buscaron si la vacuna era eficaz para prevenir el COVID-19 sintomático, comparándola con una inyección de placebo. También buscaron complicaciones graves, como reacciones alérgicas, y efectos secundarios a veces asociados con la vacunación, como fiebre. Pero los estudios originales no informaron sobre ningún cambio en los ciclos menstruales, como si los períodos llegarían temprano o tarde, si serían más abundantes o más ligeros, o si serían más o menos dolorosos.

Desafortunadamente, sin ningún dato, no es posible proporcionar información de salud pública sobre este posible efecto secundario. Entonces, las mujeres en edad reproductiva no saben qué esperar. Y si notan que su próximo período es diferente de lo habitual, es comprensible que se preocupen.

Sin embargo, los investigadores lanzaron recientemente una encuesta para comenzar a recopilar datos. Esto puede ayudar a determinar cuántas mujeres están observando irregularidades menstruales después de la vacuna. “Los hallazgos no determinarán si existe una relación entre las vacunas COVID-19 y los cambios menstruales, pero podrían ayudar a sentar las bases para futuras investigaciones”, dijo Katharine Lee, una de las investigadoras, que trabaja en la Universidad de Washington en St. Louis.

Pero un problema es que no hay un grupo de comparación, es decir, mujeres que no recibieron la vacuna. Además, los datos que se recopilan son retrospectivos, que están limitados por el sesgo de recuerdo. Una mejor manera de estudiar esto sería inscribir a mujeres en edad reproductiva en un estudio con anticipación, hacer que realicen un seguimiento de los ciclos de tres meses, luego administrarles la vacuna o una inyección de placebo y hacer que realicen un seguimiento de los siguientes tres meses.

Cualquier cosa que afecte las hormonas o el sistema inmunológico, como el estrés, la dieta, el ejercicio, el sueño o la enfermedad, podría afectar el ciclo menstrual. En este sentido, la vacuna posiblemente también podría afectar el ciclo indirectamente. Pero los informes anecdóticos de algunas irregularidades menstruales no son una razón para evitar recibir la vacuna.

La buena noticia es que si una persona menstruante experimenta interrupciones en un solo ciclo, sea cual sea el motivo, es probable que no tenga que preocuparse. El enfoque de este tema en los medios de comunicación es una buena manera de iniciar un debate público sobre la menstruación. Y la investigación emergente es un medio importante para obtener más información sobre lo que pueden esperar las mujeres en edad reproductiva después de recibir una vacuna.

(Con información de AP)