Asesinó a su madre, la troceó, se la comió y guardó pedacitos en un tupper para darle al perro

El juicio contra el joven al cual apodaron el "caníbal de ventas" o "caníbal del tupper" concluyó esta semana.
martes, 22 de junio de 2021 · 12:11

 

Alberto Gómez Sánchez, a quien mejor se conoce en España como “el caníbal de Ventas”, fue condenado a 15 años y 5 meses de prisión este martes por el asesinar y profanar el cadáver de su propia madre, luego de que el tribunal madrileño estableciera que estaba en posesión de “sus facultades mentales en el momento de los hechos”.

Alberto Gómez Sánchez estranguló a su madre hasta matarla, luego la descuartizó y se comió partes de su cuerpo.

La fiscalía había relatado en un documento escrito que el acusado había atacado a su madre, María Soledad Gómez, de 69 años, en el 2019. En primer lugar, la estranguló hasta matarla, luego, llevó el cuerpo al dormitorio, lo puso sobre la cama, y lo descuartizó con “una sierra de carpintero y dos cuchillos de cocina”.

Pero eso no era todo: "con el propósito de ir haciendo desaparecer su cuerpo", la fiscalía determinó que “una vez troceado”, el acusado, de entonces 26 años, “se fue alimentando en ocasiones durante unos 15 días de los restos cadavéricos, guardando otros restos en varios recipientes de plástico por la vivienda y en el interior de la nevera". También puso algunos restos en bolsas de plástico y los arrojó a la basura.

En el juicio, que comenzó a fines de abril de este año, uno de los agentes de la policía citados a declarar como testigo aseguro que “el caníbal del tupper” o "el caníbal de Ventas" -por el barrio madrileño donde se produjo el crimen-, reconoció haberse comido algunos restos de su madre, algunos crudos y otros cocidos, y haber dado algunos al perro, de acuerdo con lo informó la prensa local.

El 23 de febrero de 2019, Alberto G. S fue arrestado por la policía local luego de que una amiga de la mujer notara su ausencia y acudiera a las autoridades para denunciar la desaparición. Según relató la prensa, el hombre tenía problemas con las drogas, y su madre, quien era viuda, ya había denunciado por maltrato a su hijo 12 veces antes de su muerte.

Finalmente, “el caníbal de Ventas” fue condenado a 15 años de reclusión por un delito de homicidio con el agravante de parentesco, y cinco meses adicionales por otro delito de profanación de cadáveres. Asimismo, deberá pagar a su hermano una indemnización de 60.000 euros.

Fuente: Crónica

 

Más de