Ya son más de 100 los presos muertos por una sangrienta pelea en una cárcel de Ecuador

Según informaron las autoridades, los disturbios comenzaron el martes por la mañana, con detonaciones de armas de fuego y explosiones en varios pabellones.
miércoles, 29 de septiembre de 2021 · 20:42

 

Un enfrentamiento reportado este martes entre bandas por el control de una cárcel en Guayaquil dejó al menos 100 muertos, algunos de ellos decapitados y otros mutilados, un número impreciso de heridos y al sistema penitenciario de todo el país en estado de excepción, según dispuso este miércoles el presidente Guillermo Lasso, quien prometió “controlar la emergencia, garantizando los derechos humanos” de los reos.

Información oficial del Servicio de Atención Integral para Personas Privadas de Libertad (SNAI) señaló que hubo más de 100 muertos, aunque hasta esta noche no existía precisión sobre el número porque todavía quedaban cuerpos por recuperar.

“El SNAI informa que hasta el momento se confirman más de 100 PPL (personas privadas de libertad) fallecidas y 52 heridos, durante los incidentes registrados este martes 28 de septiembre, en el CPLGuayas N1. La Policía de Ecuador y la Fiscalía continúan levantado información”, escribió en su cuenta de la red Twitter el SNAI.

Hasta acá, el número de muertos que se manejaba era 30 y se sabía que al menos 5 de las víctimas habían sido decapitadas.

La morgue de Guayaquil se convirtió en otro escenario de la tragedia, debido a que desde la mañana familiares de los presos muertos fueron a retirar los cuerpos.


Lasso viajó a Guayaquil, donde encabezó una reunión del Comité de Seguridad, apenas después de disponer el estado de excepción por 60 días, que implica inicialmente que los presos tiene suspendidos sus derechos de libertad de asociación y reunión.

“Vamos a coordinar las acciones necesarias que controlen la emergencia, garantizando los derechos humanos de todos los involucrados”, explicó el mandatario en su cuenta de la red Twitter.



El motín del martes derivó de una pelea entre grupos organizados en el Centro de Privación de Libertad Número 1, ubicado en Guayaquil, capital del departamento de Guayas, con detonaciones de armas de fuego y explosiones en varios pabellones.

Las autoridades activaron los protocolos de seguridad y evacuaron al personal administrativo de la prisión, al tiempo que instalaron un comité de crisis formado por la Policía Nacional y el SNAI para enfrentar la situación.

Medios locales publicaron que el origen del enfrentamiento estuvo en el festejo de cumpleaños de un líder de Los Choneros, una de las bandas internas, y el mensaje de que ellos “controlaban” el penal, lo que generó el ataque de Los Lagartos y Los Tiguerones, los otros dos grupos con fuerte presencia interna.

Unos 400 uniformados ingresaron al centro de detención y, tras más de tres horas, lograron retomar el control de la cárcel.

Sin embargo, en la noche del martes la Policía activó nuevamente el protocolo de seguridad con unidades tácticas en el reclusorio al detectar nuevos enfrentamientos.

A una primera cifra de 26 muertos se agregaron a última hora otros 4, con lo que el número llegó a 30, pero ahora el SNAI admite que los choques fueron aún mucho más graves.

El Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas dijo que continúa ejecutando operaciones de seguridad en exteriores del centro penitenciario, con vehículos sin armamento letal, para proteger la integridad y bienestar de la población y evitar probables fugas de los reos, reportó la agencia Sputnik.


Un video difundido en redes sociales mostró el ingreso de un tanque blindado al centro penitenciario.

Otros camiones militares también arribaron con soldados que se ubicaron en los exteriores de la cárcel.

La Fiscalía de Guayas puso en marcha una investigación y el SNAI suspendió las actividades administrativas "no prioritarias" en el complejo.



En lo que va del año Ecuador ya registraba más de un centenar de muertos en los siete penales del país, con una de las más grandes masacres ocurrida el 23 de febrero último en las cárceles de Libertad Zonal 8 y Sierra Centro Norte, en la provincia de Cotopaxi, y en Cuenca, en la provincia de Azuay, que se saldó con 80 presos fallecidos.

El presidente de Ecuador, Guillermo Lasso, declaró en julio el estado de emergencia en el sistema carcelario del país y cambió al director del SNAI optando por Fausto Cobo.

Pero esta misma semana el mandatario nombró a Cobo como nuevo director del Centro de Inteligencia Estratégica, por lo que el coronel Bolívar Garzón, ex responsable de la cárcel de Cotopaxi, fue designado para liderar ahora el SNAI.

Debido a la crisis penitenciaria, alimentada por la sobrepoblación, corrupción, insuficiencia de guardias y violencia, los militares apoyan desde hace meses el control exterior de las cárceles guayaquileñas.

Las bandas que suelen enfrentarse por el control de los centros están vinculadas, según la prensa local, a los carteles mexicanos de Sinaloa y Jalisco Nueva Generación.

Hace apenas semanas, una cárcel en el mismo complejo penitenciario de Guayaquil fue atacada con drones con explosivos en medio de "una guerra entre cárteles internacionales", un incidente que no provocó víctimas pero sí daños materiales.

Además de insuficiencia de guardiacárceles, el país sufre un fuerte hacinamiento en todos sus penales (se estima que hay 39.000 presos para una capacidad de 30.000)

Por la pandemia de Covid-19, el SNAI aceptó recomendaciones de la ONU y liberó a reos que cumplían las condiciones para acogerse a beneficios penitenciarios, con lo que el hacinamiento bajó 13 puntos porcentuales, reseñó el sitio Primicias.

El gobierno de Lenin Moreno, antecesor de Lasso, tenía en carpeta un plan para bajar aún más el número de internos, a partir de la salida de presos por delitos menores que hubieran cumplido el 40% de la pena si fueron juzgados hasta 2014 y el 60 para juzgados después, y del envíos a sus países de origen de los condenados extranjeros.