Martes 25 de Octubre de  2022 // 13:13 hs

Riesgo de nuevos incendios forestales en el suroeste de Francia mientras persiste la ola de calor

Las altas temperaturas y el empeoramiento de la sequía trajeron un alto riesgo de nuevos incendios en el suroeste de Francia, dijeron funcionarios el viernes.

Escrito en INTERNACIONALES el

Bomberos de Alemania, Rumania y Grecia estaban sobre el terreno para ayudar a Francia a combatir el incendio en la región de Gironda, hogar del vino de Burdeos, así como en otros frentes, incluso en Bretaña en el noroeste, y más de toda Europa estaban en camino. 

El riesgo de nuevos incendios es "muy grave" considerando las condiciones climáticas, comunicó la prefectura de Gironda.

"Es probable que el día sea complicado ya que las temperaturas siguen aumentando y la humedad sigue cayendo, por lo que obviamente nos mantenemos vigilantes y movilizados", expresó en una conferencia de prensa el alto funcionario local Ronan Leaustic.

Se esperaban temperaturas de hasta 40 grados centígrados (104 grados Fahrenheit) en el suroeste, y también se aguardaban altos registros en gran parte de Francia, según el pronóstico meteorológico oficial de esa nación. 

La ola de calor, oficialmente la tercera en Francia este verano, disminuiría el sábado y terminaría el domingo con tormentas, completó el informe.

Unas 7.400 hectáreas (18.000 acres) de bosques se incendiaron en Gironda y 10.000 personas terminaron evacuadas.

Los incendios forestales estallaron en toda Europa este verano en la medida que sucesivas olas de calor quemaron el continente y renovaron el enfoque en los riesgos del cambio climático para la industria y los medios de vida. 

Un gran incendio forestal se desató durante la noche y en su séptimo día el viernes en el centro de Portugal, donde más de 1.600 bomberos respaldados por nueve aviones bombarderos combatían el incendio que destruyó alrededor del 15% del parque nacional Serra da Estrela.

Tras comenzar el sábado en la zona de Covilha, el fuego se ha extendido a varios municipios vecinos, quemando unas 15.000 hectáreas (37.000 acres) en total.

Mientras tanto, los niveles de agua en el río Rin en Alemania han vuelto a caer, y algunos barcos ya no pueden navegar, dijeron operadores y corredores de transporte marítimo.

"Esta temporada de incendios de este año está lejos de terminar. Ahora bien, hay que aprender dos lecciones, y es que los incendios se están extendiendo tanto geográficamente como en el tiempo, ya no solo en el sur, sino en todo el país, incluso en el Jura y en Bretaña, y ya no solo en el meses de verano." evaluó Pascal Martin, un senador francés centrista y exbombero, a la radio Europe 1.