Brasil

Murieron dos pilotos tras un impactante accidente en el Campeonato Brasileño de Motovelocidad

André Veríssimo Cardoso, de 42 años, y Érico Veríssimo da Rocha, de 38, perdieron la vida luego de protagonizar un terrible accidente en la primera vuelta de la categoría Moto 1000 GP.

Dos pilotos murieron este domingo en un grave accidente ocurrido en la primera vuelta de la cuarta fecha de la categoría Moto 1000 GP del Campeonato Brasileño de Motovelocidad, disputada en el Autódromo Internacional de Cascavel, ciudad en el sureño estado de Paraná, informaron los organizadores.



El piloto André Veríssimo Cardoso, de 42 años, cayó de su motocicleta y fue atropellado por Érico Veríssimo da Rocha, de 38 años, que lo escoltaba y no tuvo tiempo de evitar el accidente. André había salido en octavo lugar y fue impactado en el momento en que intentaba levantarse para proseguir la carrera.



Como consecuencia del impacto, el segundo piloto fue lanzado con fuerza a varios metros de la pista. Ambos sufrieron graves heridas y llegaron a ser trasladados a un hospital pero no resistieron. André murió víctima de una parada cardiorrespiratoria cuando era atendido en el centro médico.



La organización del Moto 1000 GP, que interrumpió inmediatamente la prueba, lamentó la muerte de los dos competidores y canceló todas las actividades de la cuarta etapa del Campeonato Brasileño de Motovelocidad. "La familia Moto1000GP destina todas nuestras oraciones a los pilotos y a sus familiares, amigos y admiradores", afirmó la organización en un comunicado.



"Infelizmente un lindo día de competiciones se transformó en uno de los más tristes en la historia de la Moto1000GP", agregó la nota. El Campeonato Brasileño comenzó en abril pasado con una prueba en la ciudad de Goiania y había tenido etapas en Campo Grande y Lima Durate antes de llegar a Cascavel, ciudad próxima a la frontera de Brasil con Paraguay y Argentina.


Más de Internacionales

El Papa Francisco canceló su agenda por gripe

El Papa Francisco canceló su agenda por gripe
El Pontífice, de 87 años, canceló su agenda sabatina por una leve gripe, ingormaron desde el Vaticano. Por el momento, el tradicional Ángelus dominical del domingo está confirmado.