Mundo

El creador del viral "vestido azul o dorado" fue condenado a 4 años de prisión por intentar estrangular a su esposa

Keir Johnston, que saltó a la fama por el desafío visual que dio vuelta al mundo, fue sentenciado por violencia de género.

Redacción Nuevo Día
Redacción Nuevo Día
eldiarionuevodia@hotmail.com

En el año 2015, un suceso viral captó la atención de millones de usuarios de internet en todo el mundo. Un vestido se convirtió en el epicentro de un frenesí global en redes sociales, dividiendo opiniones de manera tajante. A 9 años de aquel hecho, Keir Johnston, el hombre detrás de esta foto, fue condenado a prisión luego de intentar matar a su ex esposa.

La pareja Johnston acaparó la atención mundial cuando compartieron una fotografía de un vestido que generó debate sobre su color. La imagen, debido a su mala calidad, llevó a que algunas personas lo vieran como negro y azul, mientras otras lo percibían como blanco y dorado. Esta controversia incluso involucró a figuras públicas como Taylor Swift y Kim Kardashian. La madre de la novia fue quien vistió el vestido durante la boda.

Keir Johnston, el protagonista de la famosa fotografía ha sido condenado a más de cuatro años de prisión por agredir violentamente a su esposa. El hombre de 38 años estranguló a su ex pareja y la amenazó con un cuchillo durante un ataque en su hogar en la Isla de Colonsay, en las Hébridas Interiores.

El ataque violento ocurrió el 6 de marzo de 2022, después de que Johnston bebiera en un pub de concursos. Al llegar a casa, Johnston discutió con su esposa, que había recibido mensajes de él quejándose de que no lo apoyaba y anunciando su intención de dejarla. La situación escaló rápidamente, terminando en una agresión donde Johnston la inmovilizó en el suelo mientras la estrangulaba. Asustada por su vida, la mujer logró gritar y un testigo intervino, permitiéndole llamar a la policía y denunciar: "Mi esposo está intentando matarme".

Keir Johnston, quien residen en Moffat, Dumfries y Galloway, cambió su declaración y admitió la agresión antes de ir a juicio. La corte de Glasgow escuchó que esta no era la primera vez que el agresor atacaba a su esposa. En esta ocasión, después de un primer intento de estrangulamiento, Johnston volvió a atacar, esta vez con un cuchillo, gritando que "alguien va a morir", pero nuevamente fue interrumpido por un testigo.

El abogado defensor, Marco Guarino, solicitó a la jueza Lady Drummond considerar una sentencia no carcelaria, argumentando que Johnston había buscado ayuda voluntariamente para sus problemas de comportamiento, era un delincuente primario y no tenía otros asuntos pendientes con la justicia.

La jueza Lady Drummond dictaminó que "la única sentencia apropiada para un crimen de tal gravedad es la prisión". Además de la condena de 54 meses (4,5 años) en la cárcel, Johnston recibió una orden de no acoso que le prohíbe contactar a la víctima durante 10 años. La jueza remarcó que "los efectos de sus acciones durarán para siempre" en referencia al impacto emocional, psicológico y financiero que su ex esposa ha sufrido.

Hablando de la terrible experiencia de la señora Johnston, la jueza dijo: "Ella temía por su vida. El estrangulamiento duró 20 segundos". Después de la audiencia, el inspector de la policía de Escocia, Simon Shanks, dijo: "Johnston es un individuo violento que ahora está siendo responsabilizado por su comportamiento despreciable hacia su víctima.

El caso ha causado gran impacto no solo por la violencia del ataque sino también porque Johnston y su esposa habían alcanzado notoriedad pública y habían aparecido en shows televisivos, como el de Ellen DeGeneres en Estados Unidos, gracias a la famosa discusión sobre el color del vestido.

El Tribunal Superior de Glasgow ha sido el escenario de estos hechos y ha destacado el comportamiento peligroso y repetitivo de Keir Johnston, poniendo de relieve la gravedad del abuso doméstico y los esfuerzos de la justicia para proteger a las víctimas. (Infobae)

Esta nota habla de:
Más de Internacionales

Se recalienta la pésima relación de Israel con Hezbolá

Se recalienta la pésima relación de Israel con Hezbolá
El líder de Hezbolá, Hassan Nasrallah, advirtió que si Israel iniciara operaciones en el Líbano, el grupo chiita intensificará sus ataques con misiles y militares de otros países que se unirían. "No hay lugar en que el enemigo no sea alcanzado por nuestros misiles y drones", aseguró Nasrallah, citado por medios internacionales.