La particular historia del bloguero holandés que pasó su cuarentena en Río Gallegos y "trabajó" en SPSE y la municipalidad

Huub Van der Mark es un holandés que recorre el mundo en su van, junto a su pequeña perra y la pandemia mundial lo confinó a permanecer más de dos meses en la capital santacruceña, en primer lugar aislado de manera preventiva y luego de a poco recorriendo la ciudad, conociendo y registrando el desarrollo de la cuarentena en los confines del mundo.
sábado, 13 de junio de 2020 · 22:06

Una historia atípica se escribió en el marco de la cuarentena dispuesta por la pandemia mundial de coronavirus y se trata de la que le tocó vivir al holandés Huub Van der Mark quien viaja a través del mundo y luego de su travesía por Pakistán, envió su camioneta hacia el sur argentino para emprender viaje desde aquí hacia Alaska, en el norte de nuestro continente, momento en el cual la paralización del mundo lo tomó por sorpresa en Río Gallegos, ciudad a la que registró desde su lente y con la perspectiva de vida que lo llevó a iniciar la travesía que.

Una vez finalizado su aislamiento, pudo salir a conocer la ciudad y compartió la vida y el día a día con trabajadores de distintos ámbitos, se acercó al cuartel de Bomberos ubicado en avenida Lisandro de la Torre, donde se adentró en la labor indispensable que éstos desarrollan, como así también compartió una recorrida con los recolectores de basura municipales o los trabajadores de área de cloacas de Servicios Públicos, en lo que sin dudas, es una mirada distinta de la ciudad y su habitualidad.

En su blog describe un poco su vida y las circunstancias que lo llevaron a girar por el mundo:

Después de la escuela trabajé en un banco y comencé una empresa, ya que esto era lo que pensaba que debía hacer. No me gustó nada mi vida y después de un largo proceso de toma de decisiones, decidí dar un salto en las profundidades. Vendí mi casa y almacené mis cosas y encontré una oportunidad de trabajo en Sudáfrica. Un mundo que nunca podría haber imaginado se abrió para mí, viajando y trabajando al mismo tiempo. Antes de regresar a mi país de origen, los Países Bajos, comencé un curso nocturno de "actuación para teatro y cine", con la intención de aprender a ser un mejor presentador en los negocios.
Como todavía perseguía lo que creía que debía hacer, los negocios. Para mi sorpresa, realmente disfruté el entrenamiento de actuación y decidí cambiar mi idea de lo que se suponía que debía hacer y qué no, y continué una escuela de actuación en Nueva York.

Cuando terminé de estudiar, mi solicitud para una visa de trabajo de EE. UU. Fue denegada porque ya no tenía pruebas de muchos trabajos realizados en la industria (¡por supuesto que no! Acababa de comenzar). Un amigo mío estaba navegando y, a través de él, descubrí que la gente navegaba por el mundo y ganaba dinero haciendo videos de YouTube.

No sabía nada sobre navegar, pero viajar por el mundo siempre fue mi sueño y navegar en barcos de otras personas parecía una forma barata y aventurera de lograrlo. Me enamoré de hacer un vlog de viaje y nunca he dejado de hacerlo desde entonces. Viví un año en veleros navegando alrededor del mundo, pero después de cruzar el Pacífico sentí que era hora de hacer otra cosa. Viajé en bicicleta por Nueva Zelanda de arriba a abajo, conduje una moto de $ 200 por el sudeste asiático, la vendí por $ 300 y conduje una camioneta desde Kirguistán a Pakistán que luego envié a Argentina para conducir a Alaska haciendo la vida de la camioneta. Estoy increíblemente agradecido de poder hacer algo que amo todos los días y estoy agradecido por todos los que se unen a mí en este viaje.

Para conocer más de su aventura pueden seguirlo en sus redes sociales o en