Antonella Chute, ríogalleguense y mundialista

Durante las últimas semanas participó como voluntaria en el Mundial de Goallbal (disciplina para no videntes) en Suecia, luego de haberlo hecho en las Olimpiadas de Río de Janeiro 2016. Costeando sus pasajes, y con mucho entusiasmo viaja y aprende con deportistas de todo el mundo.
jueves, 14 de junio de 2018 · 22:51

Durante las últimas semanas se llevó a cabo en Suecia, una nueva edición del Mundial de Goallbal, disciplina deportiva para no videntes. El torneo tuvo presencia riogalleguense de la mano de Antonella Chute, una joven que se desempeñó como arbitra y planillera durante la realización del evento.

Su trayectoria internacional sin embargo no es nueva. Ya en 2016, Río de Janeiro la vio participando como una de las tantas voluntarias internacionales tanto en los Juegos Olímpicos como en las Paralimpiadas, donde compiten los deportes adaptados para deportistas con discapacidad.

En general no ha sido sencillo participar de eventos internacionales,  ya que si bien las organizaciones de estos eventos suele cubrir gastos  como alojamiento y transporte, no lo hacen así con los pasajes hacía el lugar, los cuales deben ser financiados por el voluntario. Esto a veces se dificulta cuando se trata de deportes con menos convocatoria, pero estos con entusiasmo se suman.

“Arranque de casualidad en el goalball, la entrenadora de la asociación -Paula- me llevó de acompañante en el primer Torneo Patagónico de goalball en el 2011. Había un curso de arbitraje y me anotaron. Terminé rindiendo el examen y aprobé” cuenta y rememora que luego continuó con capacitaciones y colaborando en torneos nacionales..

“En el 2012 hice el curso nacional y Cristine (arbitra de Alemania), nos dio las monedas de los sorteos de las Paralimpiadas de Londres del 2012. Los miré y dije guau que lindo sería estar en un evento así, eso me marcó. Después se medió la posibilidad de ir a participar a Río de Janeiro” indica . “Fue una experiencia única realmente. Fue muy lindo,  aprendí muchas cosas y compartí con mucha gente”. , dijo y valoró las características que tienen eventos como  estos. 

Manifestó que se le dio la posibilidad de viajar al Mundial de Suecia,  un mes antes del inicio, cuando le cursaron una invitación. En esta ocasión, desde la organización le ofrecían alojamiento, comida y transporte en el país (sin lo cual afirma que no hubiese podido viajar) , aunque el pasaje debía costearlo por su propia cuenta. Al principio dudó en viajar, pero finalmente Suecia la tuvo presente.

Durante este mundial Antonella pudo trabajar con árbitros que incluso conocía de Río de Janeiro, la estar involucrada plenamente en esta función. “La mayoría me dice, ‘tenés que volver a estar, tenés que volver a hacer el examen internacional” menciona, señalando el buen clima y la motivación que existió con ella en esta participación y “que es muy lindo que te tenga en cuenta gente tan importante en el deporte.

“Sos voluntario acá y te tratan muy bien, te agradecen por la participación y están atentos” destacó respecto al tratamiento que tiene para quienes colaboran en este tipo de eventos ya que a veces en otros ámbitos de competencia no se obtiene el mismo reconocimiento.

Las ganas siempre están” manifestó de cara al futuro, que tendrá como objetivo futuras competencia con un sueño que ya comienza a asomar como la Olimpíada de Tokio 2020.

(El Diario Nuevo Día)