Se comprometen a finalizar las obras en el Jardín N°66

El presidente del Concejo Deliberante, Pablo Grasso, se reunió con el secretario de Obras Públicas y Urbanismo, José Zavaley, para apoyar el reclamo de un grupo de padres que solicito la pronta puesta en funcionamiento del jardín N° 66 que está ubicado en el barrio ‘Evita’.

jueves, 17 de octubre de 2013 · 00:00

Durante la reunión tanto Grasso como Zavaley se comprometieron con las madres, en principio, a realizar un relevamiento del edificio para conocer en qué situación se encuentra la obra en materia de conexión de los servicios básicos y de mobiliario; luego, una vez obtenida esa información el municipio conjuntamente con Nación se harán cargo de terminar lo que haga falta.

Finalizada la reunión, Pablo Grasso se mostró optimista respecto a que el jardín pueda abrir sus puertas, y en este sentido expresó que “mientras muchos dan soluciones a través de comunicados de prensa, nosotros damos respuestas concretas y reales, a través del compromiso y el trabajo permanente”.

Por su parte, el presidente de la Junta Vecinal del Barrio Evita, Rodrigo Alvarado, comentó que desde hace tres años los padres vienen reclamando la apertura de esta obra que tenía un plazo de ejecución de siete meses y tendría que haberse terminado en el año 2010, pero por diversos problemas de las empresas que tenían a cargo la obra, este establecimiento educativo quedó sin terminar, causando un gran perjuicio para los niños del Evita.

Más allá de todos estos problemas, a comienzo de año el jardín llamó a inscripción de alumnos y designó un plantel de docentes, pero cómo no se consiguió ponerlo en funcionamiento, tanto niños como maestras quedaron a la deriva y tuvieron que comenzar las clases en el mes de mayo en un edificio del pasaje Zucarino y actualmente en el jardín N° 15. “Nuestra pretensión es que este año se finalice lo que falta, y de esta manera, nuestros chicos puedan terminar su año lectivo en las nuevas instalaciones, porque nos parece una total falta de respeto que tengan que deambular por distintos lugares”, expresó Alvarado.

Sobre esto último, Gloria Navarro y Karina Flores, dos madres del barrio Evita, señalaron: “Al principio el jardín estuvo funcionando en un edificio de la calle Zucarino de donde nos tuvimos que trasladar por problemas de gas. Ahora estamos en el jardín N° 15, pero tenemos miedo de que nuestros hijos se queden nuevamente sin clases por los problemas que hay al ser dos instituciones distintas que comparten un mismo edificio. Además a esto se suma los inconvenientes que existen con el suministro de agua por la superpoblación de niños que hay”.

“Nunca tuvimos respuesta de ninguna autoridad, es por eso que ahora agradecemos la buena predisposición del señor Grasso, Zavaley y el presidente de la Junta Vecinal ya que nos han escuchado y van a dar respuestas a nuestros reclamos”, finalizó.