Avanza la obra faraónica de la tumba de Kirchner

Aun cuando no ha pasado siquiera un año y la historia no tuvo tiempo de juzgarlo, a toda marcha se está finalizando la construcción de un abrumador mausoleo para albergar el féretro "presidencial" de Néstor Kirchner en el pequeño Cementerio Municipal de Río Gallegos. Primeros entre sus pares, los restos del expresidente tendrán una sepultura sin igual en ese camposanto poblado de pequeñas tumbas, galerías de nichos, algunas bóvedas de dimensiones corrientes.

lunes, 1 de abril de 2013 · 00:00

Incomparable también en el mundo, el sepulcro es mucho más grande que los de Kennedy, Gandhi, Churchill, Martin Luther King o la madre Teresa de Calcuta. El inmenso monumento destinado a los restos de Kirchner es pasmoso. Según fuentes santacruceñas, se levanta a unos 11 metros de alto, 13 de largo por 15 de ancho en un sitio de casi 650 metros cuadrados.

En su magnífica investigación, “Siete guerreros nortumbrios”, Martín Hadis cuenta que, siguiendo las reglas del Cementerio de Plainpalais, María Kodama hubo de esperar dos años hasta que se asiente la tierra para poder colocar una breve lápida sobre el suelo ginebrino, donde descansan los restos de Borges.

Otros los que mueren. Aun cuando el fallecimiento de los otros recuerda que todos habrán de morir, entretanto se observa la extinción ajena ya que "son siempre los otros los que mueren", tal como reza la inscripción sobre la simple tumba de Marcel Duchamp, el artista que revolucionó las artes visuales del siglo XX y dejó una innumerable descendencia artística que se puede apreciar todavía en los creadores del XXI. Sí, otros son los que mueren y los sobrevivientes son los que suelen decidir. Y aunque había hablado con él sobre el tema, fue su viuda quien en definitiva diseñó el significativo homenaje a Borges.

¿Es Cristina Fernández quien supervisó personalmente el diseño del panteón familiar? Se sabe que unas tres semanas antes de fallecer el 27 de octubre del 2010, tras haberse recuperado de la angioplastia que se le practicó en la segunda semana de septiembre, en Buenos Aires, el propio Kirchner habría manifestado a personas de su confianza el deseo de construirlo. ¿Tuvo ánimo y tiempo de bosquejarlo? Como quiera que sea, allí reposarán sus restos junto a los de su padre que estaba en un nicho.

No existe cartel alguno de obra, aunque en esta ciudad de unos 100.000 habitantes se conoce que la empresa Austral Construcciones, de Lázaro Báez, comenzó a trabajar allí en enero. Bien se ve el contraste entre el colorido ornamento de las sencillas tumbas y nichos y la mole gris de cemento, encumbrada en el último predio disponible en la parte de atrás del camposanto, lindante con galerías de dos pisos de nichos que dan a las calles Don Bosco y Errázuriz.

Arquitectura del poder. Cemento y mármol, piedra volcánica y pórfido patagónico para el imponente mausoleo de por lo menos dos plantas, tres con el subsuelo, de líneas cortantes, destinado a subrayar la grandiosidad del homenajeado. Con puerta de acceso blindada, iluminación natural cenital y estrechas aberturas de vidrio, la sepultura será inaccesible a la vista desde afuera.

Para ver el cofre del expresidente, los visitantes deberán subir al segundo piso y mirar hacia abajo, como se inclinan las personas que visitan el mausoleo de Napoleón; los parientes de Kirchner podrán acercarse por otra vía. (fuente: Diario Perfil)