Banco Santa Cruz ¿Prisioneros de Eskenazi?

Un mal servicio de atención al cliente, una red deficiente de cajeros automáticos y faltantes de dinero sin justificar en las caja de ahorro hacen que la gran mayoría de la población sea cautiva de los caprichos y mal servicio del Banco Santa Cruz.

lunes, 1 de abril de 2013 · 00:00

Durante la semana que termina un gran congestionamiento de público se pudo presenciar en la sede central del Banco Santa Cruz, la imagen se repite y es una vez al mes en el día de cobro de la mayoría de los empleados de la administración pública de Santa Cruz, en la ciudad capital y en las distintas ciudades del interior provincial.

Y es que la principal entidad bancaria de la provincia de Santa Cruz y la que administra el dinero de los empleados públicos deja mucho que desear en cuanto a la calidad de servicios que brinda.

Por empezar una red deficiente y mal distribuidos de cajeros en la ciudad capital tienen en jaque a la población durante los primeros días de mes, esta situación se ha visto agravado porque presumiblemente los depósitos de dinero en los cajeros cuya reposición en días picos se efectuaba cada cuatro horas esto paso hacerse cada siete, en lo que es un desafió de la pelea entre el grupo Eskenazi uno de los mayores socios de YPF y el gobierno Nacional, donde los únicos perjudicados son los habitantes de la provincia de Santa Cruz.

A todo esto se suman las innumerables quejas y pedidos de que se mejore el servicio de cajeros automáticos en distintos puntos de la provincia para citar casos El Chaltén, San Julián y Puerto Deseado.

Otra muestra del mal servicio que brinda dicha entidad esta en la odisea que tienen que pasar quienes solicitan un cambio de la tarjeta de debito, donde en muchos de los casos la demora de entrega del plástico se extiende hasta un mes y para habilitarla varios días y llamado a la línea gratuita 08102227278, la cual tiene sus oficinas de atención en la ciudad de Santa Fé donde después de sortear largos minutos el cliente puede tener la suerte de ser atendido.

Pero aquí no se termina el listado de malos servicios de dicha entidad, ya que el servicio de atención al cliente es deplorable con poco personal para atender a diferencia de años anteriores.

La mitad de los cajeros de la ciudad de Río Gallegos en días de mucho movimiento comercial se ven desbordados y se empieza a notar el faltante de dinero y la reposición del mismo en dichos lugares, a lo que se agrava que fuera de la zona centrica son muy pocos los cajeros que funcionan como deberían hacerlo.

El Banco Santa Cruz en la capital tiene solo su sede central habilitada para el cobro de dinero por ventanilla, ya que la sede ubicada sobre la calle Perito Moreno, solo se la destina para otras tareas administrativas y al pago de los beneficiarios de la tarjeta social. No basta que la entidad realice actividades de responsabilidad social, que dicho sea de paso le corresponden, porque como sabemos este grupo ha monopolizado la actividad bancaria en varias provincias, por citar Banco de Santa Fé, Nuevo Banco de Entre Rios, Banco de San Juan y en todos estos lugares las mismas quejas la mala atención de un grupo que tiene a muchos cautivos a sus caprichos comerciales.

No habrá llegado la hora que también el estado provincial que debiera oficiar de contralor de dicha entidad cumpla y mejores los servicios respecto a la amplia cartera de clientes.

Y que la oficina de Defensa del Consumidor cumpla con su verdadero rol de sancionar a dicha entidad la cual pareciera tener cautivo a más de 80 porciento de los santacruceños bajo el grupo Eskenazi.