Billoni detalló el plan de manteniminto edilicio para el receso invernal

El presidente del Consejo Provincial de Educación, Aníbal Billoni informó en conferencia de prensa las acciones que se están realizando y las que se concretarán durante el receso de vacaciones de invierno para tranquilizar a las familias respecto de lo planteado por el secretario y los vocales representantes de los docentes. La vicepresidenta Marisa Oliva a su vez informó las gestiones realizadas por los inconvenientes de suspensión de clases generados por las cuestiones edilicias y otros motivos.

lunes, 1 de abril de 2013 · 00:00

El presidente del Consejo Provincial de Educación (CPE), Aníbal Billoni, junto a la vicepresidenta Marisa Oliva, brindó una conferencia de prensa en la que –y en referencia  lo manifestado por referentes gremiales- brindó un informe de las acciones que se están realizando y las que se desarrollarán durante el receso invernal dentro del Plan de Mantenimiento Escolar. Por su parte, la vicepresidenta detalló las gestiones que se desplegaron para atender los requerimientos por inconvenientes que se han presentando.

En primer lugar, el presidente se refirió al Plan de mantenimiento y refacción de edificios escolares, al cual se aboca la Unidad Ejecutora del CPE, y que se llevará adelante durante las vacaciones de invierno. Mencionó que en Río Gallegos se atenderán 24 edificios, 2 establecimientos en Rospentek, en Pto. San Julián se concretará la reparación de todos los edificios, 1 en Pto. Santa Cruz, Chalten, Pto. Deseado, Las Heras y 28 de Noviembre. También se trabajará en escuelas rurales como la de Fuentes del Coyle, Las Vegas, Camusu Aike. Asimismo, señaló que el plan se pondrá en práctica con un presupuesto  general en equipos, materiales y repuestos de 1.751.744 pesos; y de mano de obra de 1.060.432 pesos; significando un total general de 2.812.176 pesos de inversión. “Esto se lo he enviado por mail y por nota al Ministro de Economía y él me ha garantizado la disponibilidad de estos fondos para realizar estos trabajos que en algunos casos ya se están comenzando a concretarse”.

Prioridades

El titular de la cartera educativa puntualizó que existen “cuestiones prioritarias”, pero aclaró que hay casos más urgentes como el del Industrial Nº 1 de Caleta Olivia, que se construyó hace 14 años y tiene problemas de estructura. Hicimos un estudio de suelo, se elaboró el proyecto, llamamos a licitación y no se presentó ningún oferente y ese es un grave inconveniente”. Otro de los casos es el de la EGB Nº 70 que necesita una reparación integral que “comprende fundamentalmente la presurización de la calefacción, cambio de cañería de agua y distribución; ahí se está trabajando ya”. “Además de todos los inconvenientes que se generan habitualmente, y en este caso en el marco de una crisis económica que todos padecemos hay problemas de vieja data como el de la Escuela Nº 33 (que tiene 30 años) que constituye un problema muy importante que no lo podremos abordar en el receso y lo vamos a ir haciendo en lo que resta del año; de todos estos inconvenientes hay un problema que se genera por la urgencia como modificaciones en las instalaciones de gas o calefacción que no se registró adecuadamente ante Camuzzi por la urgencia y nos pasa lo reparamos pero no podemos poner en funcionamiento la escuela hasta tanto se presente la documentación” correspondiente. “Sobre esto estamos haciendo un relevamiento en toda la provincia para actualizar la documentación y hacer las presentaciones pertinentes”. Luego entregó una lista impresa con el detalle completo de las tareas.

La Vicepresidenta Marisa Oliva tuvo a su cargo la explicación del efecto que los inconvenientes edilicios tuvieron sobre el servicio educativo. Comenzó la funcionaria precisando que “al Consejo de Educación le preocupa tanto un día de suspensión de clase o varios del mismo modo, porque trabajamos para garantizar el derecho a la educación todos los días desde lo administrativo y pedagógico. Cuando surgen eventualidades podría apuntar diferentes motivos por los cuales se suspende el servicio educativo en forma total o parcial”.

Expresó que el informe de público conocimiento no precisaba ciertos aspectos, “entiendo que se informó en general”.

En este mismo sentido, amplió mencionando que en algunos casos se interrumpió alguno de los servicios como el caso del Centro de Estimulación Temprana de Caleta Olivia, donde lo único suspendido fue el servicio de pileta. “El resto de las actividades que brinda la institución fueron garantizados”.

Las acciones realizadas incluyeron tutorías y consultas orientativas brindadas a los alumnos en espacios alternativos para que “desde ese lugar pueda luego reorganizarse la tarea pedagógica  en el trabajo propio de cada uno de los establecimientos y de los equipos docentes”.

En cuanto a los motivos de suspensión señaló que a veces son internos y otras veces externos. Entre ellos falta de servicios básicos (agua, gas, electricidad, cloacas) en un 32% y falta de calefacción en un gran porcentaje, ausencias del docente 11%, limpieza 6%, taller institucional 5%, desinfección edilicia 2%, horas o cargos sin cubrir 1%; además de, otros como causas climáticas, duelo, causas pedagógicas y edilicias. “Lo que nosotros ponemos en marcha frente a estos problemas” las acciones que solucionan estos problemas logrando que “frente a un calendario de 197 días de clase, de los cuales tenemos obligatoriedad de 180 con un compromiso ante el Consejo Federal de Educación de 190 en nuestro país, y contando que todos los años se contabiliza un 10 o 15% que hay que descontar todos los años del calendario escolar, diríamos que consideramos que el año escolar no está perdido. Aclaratoria que queremos hacer para tranquilidad de los padres y la comunidad educativa”, afirmó la vicepresidenta.

Agregó luego Oliva: “El CPE cuenta frente a la problemática de pérdida de días de clase con el Acuerdo 079/11 donde se aprobó el Programa Aprender es Prioridad. Allí están estipulados siete ejes prioritarios para el trabajo de los equipos docentes que tienen que estar centrados en la adecuación y reorganización de contenidos curriculares; la revisión de los propósitos y formatos de evaluación; la optimización de los tiempos de enseñanza; redefinición de los planes, programas y proyectos; fortalecimiento de la gestión institucional y elaboración de estrategias para la comunicación con la familia”.

Cada reorganización que la institución realiza debe ser comunicada a los padres y a la comunidad educativa. Por ejemplo, en el caso de la Escuela Nº 63 el servicio se había interrumpido por falta de calefacción de cuatro aulas que por el número de alumnos en cada aula permitió una reorganización usando otras aulas o espacios como la biblioteca. Agradeció a las familias y a los docentes su participación en el trabajo realizado y recordó que “el derecho a la educación se garantiza con más educación”.