Brigadistas de Santa Cruz ayudan a combatir el fuego en Torres del Paine

Veintiún brigadistas de Santa Cruz se sumaron a centenares de hombres que desde hace varios días entablan una apoteótica lucha contra el incendio forestal que ya arrasó más de 12 mil hectáreas de bosques nativos en el Parque Nacional Torres del Paine, situado en el sur de Chile.

lunes, 1 de abril de 2013 · 00:00

 

Caleta Olivia (agencia)
El grupo santacruceño conformado por  hombres de Río Gallegos y Río Turbio se encuentra al mando de Mario Díaz y el fin de semana se desplazó por la zona del siniestro, ubicada en proximidades de Puerto Natales.
Cabe recordar que el fuego se inició el martes 27 de diciembre y que aún no están establecidas fehacientemente las causas, aunque hubo un turista Israelí detenido por los carabineros sospechado  de ser el causante, aunque luego fue liberado.
Pudo saberse además que el fin de semana disminuyó la intensidad del viento, lo cual permitió que las brigadas y helicópteros pudieran controlar tres de los seis frentes activos.
Además, según consignan medios informativos trasandinos, el domingo se trabajó en puntos específicos, tanto por tierra como por aire, aunque avanzada la tarde de esa misma jornada se ordenó el repliegue de los combatientes debido a las fuertes ráfagas de viento que hicieron temer una reavivación del fuego.
A todo esto, en su edición digital, el diario La Prensa Austral informó que ayer había tres frentes complejos: Cuesta Margarita, Cerro Huemul y Sierra Toro. En este último, las llamas habrían salido fuera del perímetro del parque afectando a la estancia Lazo.

MAS REFUERZOS
Otros medios informativos chilenos indicaron que ya hay más de 600 brigadistas de Chile y Argentina trabajando en el lugar, una fuerza de combate que por el momento se considera adecuada.
A ellos se les sumaron ayer 26 bomberos de Uruguay que arribaron en un avión Hércules C-130, que también transportó un vehículo doble tracción.
Pudo saberse que del total del área afectada, un 63% correspondería a praderas que son recuperables en un corto plazo, en tanto que el resto son matorrales y bosque nativo.
Por su parte el intendente de Magallanes, Arturo Storaker, se refirió a las consecuencias económicas que conlleva el cierre del recinto, al tiempo que sostuvo que “la prioridad ha sido la seguridad de las personas y la protección de las construcciones”.
No obstante, ayer se confirmó que fue hallado sin vida un poblador de 75 años de edad que se había negado a abandonar su hogar a unos dos kilómetros de Quillón, según confirmó la Oficina nacional de Emergencias de Chile, que además hizo saber que hasta el momento fueron evacuadas más de 1.000 personas.