Casi nueve meses sin discusión salarial en Santa Cruz

En medio de una crisis económica más que preocupante, el gobierno de Santa Cruz estira los plazos y llegará a los nueve meses sin ofrecimiento alguno para la administración pública que espera, con una calma elogiable, un aumento salarial ante una inflación que se come el bolsillo.

lunes, 1 de abril de 2013 · 00:00

La situación económica de Santa Cruz pasó todos los límites esperados en cuanto a la crisis que se esperaba y el pedido de un sexto préstamo de más de 800 millones de pesos que el gobernador Peralta intentará conseguir evidencia una total falta de progreso en cuanto a una recuperación.
Y mientras el gobierno busca desesperadamente recursos para pagar los salarios, queda de lado totalmente la discusión salarial que sólo tuvo novedades forzadas para la policía de la provincia que supo conseguir mejoras mediante un reclamo inflexible que se extendió durante más de un mes.
Mientras la inflación se come el bolsillo de cada uno de los habitantes de Santa Cruz, los trabajadores de la administración pública esperan con una paciencia envidiable que desde el Estado llegue un ofrecimiento de mejoras salariales.
Sin embargo, el Gobierno ha estirado los plazos y se llegará al noveno mes del año sin discusión alguna que ofrezca una mejora al sector.
Semanas atrás, el ministro de Economía, Ariel Ivovich, aseguró que no habría dinero para ofrecer aumentos.
Luego intentaría desmentir sus dichos, pero el paso de los días confirmaría aquellas declaraciones y la imposibilidad de mejoras salariales también se confirmaron por el mismísimo gobernador Peralta, quien también semanas antes había manifestado que sí le ofrecerían aumento a los trabajadores.
Sin embargo, los días pasan y la situación de la provincia parece estar cada vez peor, incluso con la posibilidad de un nuevo endeudamiento que terminaría pagando el próximo gobierno.
Desde los gremios, recién ahora parece consolidarse un pedido más profundo e insistente para llegar a una discusión salarial, aunque el llamado a paritarias que llegó desde el Gobierno no haya sido justamente para eso.
Lo cierto es que lo niveles de paciencia de la gente parecen estar llegando a su fin y la gestión de Daniel Peralta parece haber caído en otro pozo, del cual nadie sabe cómo se piensa salir. (El Diario Nuevo Día)