Corroboran nacimientos exitosos de pichones de Macá Tobiano

 

Un equipo de la Asociación Ambiente Sur que realiza periódicamente el conteo y censo de macaes tobianos, una especie de Santa Cruz en peligro crítico de extinción, encontrò 4 individuos juveniles de la especie, lo que es auspicioso porque indica que hubo nacimientos exitosos a diferencia de las temporadas anteriores. 

lunes, 1 de abril de 2013 · 00:00

Estas acciones forman parte del Proyecto Macá Tobiano, que llevan adelante la Asociación Ambiente Sur y la ong Aves Argentinas, que busca evitar la extinción de esta especie que sólo habita nuestra provincia.

Santiago Imberti, Director de Conservación de la Asociación Ambiente Sur, explicó además que como parte de este Plan se realizó el pasado viernes y sábado en Los Antiguos un taller para concientizar  a los pobladores y fomentar el armado de un grupo de conservación local en la zona que representa el sitio más importante para la especie, cual es la meseta del Lago Buenos Aires.

En los conteos llevados a cabo en los ríos Coyle y Gallegos, se encontraron sólo  99 y 3 macaes tobianos respectivamente. “Suponemos, indicó Imberti, que ya comenzaron a desplazarse a las mesetas. Lo interesante es que en Coyle habia al menos 4 juveniles entre los individuos contados. En los próximos días subiremos a las mesetas a ver si encontramos algunos mas por allá”.

Imberti agregó que “los nacimientos sabemos que existieron porque se destinó una persona a cuidar la colonia y a los pichones para impedir que las gaviotas se los coman o que aparecieran visones, entre otros predadores.  El hecho de haber detectado ahora cuatro macaes juveniles más, indica que esta acción fue exitosa. Es un hecho importante estos avistamientos en la costa porque en los años anteriores, durante el invierno, no habíamos visto pichones, lo cual indicaría que no había nacido ninguno ya que -ahora que sabemos que nacieron-  los avistamos”.

La especie habita la meseta, donde nidifica y luego se traslada a los estuarios de la costa para pasar el invierno. Los nidos que fueron protegidos para asegurar su supervivencia, se encontraban en una laguna de la zona de la meseta del lago Buenos Aires, bautizada por los investigadores como “El cervecero”, cuyo nombre ya ha sido oficializado en publicaciones científicas.

Luego del taller de Los Antiguos, este equipo trabajará en los lagos y lagunas de la meseta del lago Buenos Aires, a fin de detectar a los macaes que ya se desplazaron hacia esa zona, aunque no se conoce con exactitud donde se encuentran. Esta tarea suele verse dificultada por las condiciones climáticas. Posteriormente, como cada año, regresarán en octubre y noviembre para observar dónde llegan y se juntan las aves para, en diciembre, empezar a nidificar. “Si encontramos colonias, señala Imberti, se repetirá la experiencia de colocar un guardián para protegerlas y asegurar su supervivencia en aras de la conservación de la especie y de evitar su extinción”.

Este invierno, además, fue avistado un individuo adulto y fotografiado por los miembros de la Asociación de Kayakistas I Jenú Jono, que utilizan las costas del estuario del río Gallegos para sus prácticas y que han asumido un fuerte compromiso con la conservación de la Reserva Costera Urbana.  Los kayakistas detectaron algo “raro” en el ave, lo cual resultó ser el anillo colocado en la temporada anterior por los miembros de Ambiente Sur y Aves Argentinas a fin de realizar el seguimiento de las aves desde las áreas de reproducción hasta las áreas de invernada, para estudios de migración y fidelidad al sitio. Con apenas 8 individuos marcados en la temporada 2011-2012, ya fueron reavistados dos adultos y un juvenil.

De esta forma, se corrobora el éxito de una de las principales acciones emprendidas para evitar la extinción de esta especie endémica de Santa Cruz: la asignación de personas para el cuidado de las colonias reproductivas de macaes que se encuentren, dedicadas al ahuyentamiento de depredadores, para facilitar la supervivencia de pichones y jóvenes nacidos durante la última temporada reproductiva.

En peligro crítico de extinción

Desde el 7 de junio de este año, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) elevó de categoría de riesgo de extinción al Macá Tobiano. Se la categorizaba como “En peligro”, pero ahora se la considera “En peligro critico” de extinción.

Los trabajos realizados desde 2009 entre Ambiente Sur y Aves Argentinas pusieron en alerta a toda la comunidad de conservación nacional e internacional ya que se observó una drástica disminución de las poblaciones reproductivas del Macá: hasta principios de este siglo se estimaba que había alrededor de 5000 individuos; sin embargo, los trabajos más recientes, a partir de 2009, indican que no superaría los 1000 individuos. Los últimos relevamientos indican que hoy no quedan más de 400 parejas y su población se encontraría en declive por cuestiones principalmente climáticas y antrópicas.

Hasta el momento, se han logrado identificar en Santa Cruz 7 sitios AICA (Áreas Importantes para la  Conservación de las Aves) de nidificación del Macá y 3 áreas costeras de invernada, entre las que se encuentra el estuario del río Gallegos, área protegida municipal.