Defensa Civil sigue con la asistencia a familias damnificadas por la crecida del Río Turbio

 

La Dirección provincial de Defensa Civil, dependiente del Ministerio de Gobierno de la provincia de Santa Cruz continúa con  las tareas de asistir  a las familias damnificadas por el reciente desborde del Río Turbio, que afectó principalmente a vecinos de 28 de Noviembre y sectores de la guarnición militar de Rospentek.

lunes, 1 de abril de 2013 · 00:00

 

El Director del área Miguel Cader, informó que en una primera instancia se reunieron con el intendente a cargo, Victor Lavie y concejales de la localidad con quienes junto a otros organismos provinciales y municipales constituyeron el Centro Operativo de Emergencia desde donde se coordina la información y las acciones para atender correctamente la emergencia, evitando así la superposición de funciones y tareas.

Como dato destacado se señala que con la colaboración de la empresa Isolux Corsan  se logró la implementación de un sistema de alerta temprana que permitirá avisar de futuras inundaciones o crecidas atípicas del río Turbio. La empresa cuenta con un sistema de monitoreo del río, así como otro para recabar información meteorológica, los que generan información que quedará a disposición de la consulta de las autoridades.

Dicho sistema  permitirá la obtención de datos sobre el comportamiento del curso de agua lo que permitirá aplicar un protocolo de acción ante un eventual crecimiento inusual del río y anticipar las crecidas con una anticipación de 24 horas.

Como parte de las acciones, la Dirección de Defensa Civil colaboró con la evacuación de tres familias de la zona rural, un total de diez personas, que fueron alojadas  en el Polideportivo de la localidad de 28 de Noviembre con la asistencia necesaria de las áreas correspondientes del Ejecutivo municipal. También se colaboró con la asistencia del sector rural a quienes se les proveyó alimento y agua potable.

En cuanto a la ayuda a las familias afectadas, se procederá a la solicitar la colaboración de la población y mediante instituciones oficiales para recolectar colchones y camas para los damnificados, dado que el agua invadió sus casas inutilizando dichos elementos. En tanto que los chacareros del sector solicitan forrajes para mantener a los animales que aún se encuentran aislados.  (El Diario Nuevo Dia)