Los delincuentes comenzaron a marcar viviendas

Llega la época de vacaciones y con ellas la oportunidad para los delincuentes, que no pierden el tiempo y ya comenzaron a marcar casas en Río Gallegos. Además, “tantean” las viviendas con llamados telefónicos. A tener mucho cuidado.

lunes, 1 de abril de 2013 · 00:00
La inseguridad en Río Gallegos crece cada día y la etapa vacacional le sumará problemas a muchas familias que dejan sus viviendas solas en tiempos donde los delincuentes no pierden el tiempo.
Según pudo comprobar Nuevo Día, los últimos días de diciembre son en realidad el comienzo del trabajo fino de los “amigos de lo ajeno”, quienes ya comenzaron a marcar casas en diferentes barrios de la ciudad, con la intención de robar por las noches.
Vecinos de los barrios 240 viviendas y Belgrano le contaron a Nuevo Día que en las últimas horas es notable la cantidad de casas marcadas como potenciales viviendas a robar por los delincuentes.
Pero no son los únicos, porque un vecino del barrio 56 viviendas manifestó estar recibiendo llamadas constantes a lo largo del día por parte de personas que no contestan y que lo mismo sucedió en la vivienda de al lado, que, pocos días después, fue víctima de un robo nocturno.

No se salva nadie.
Claro que la cosa no termina ahí, porque la interminable ola delictiva también alcanzó a los barrios históricamente más tranquilos de la ciudad.
Sin ir más lejos, en la tarde de ayer un grupo de delincuentes intentó robar a plena luz del día en una vivienda ubicada sobre calle Muratore, casi Orkeke, en lo que es el barrio Jardín, en la zona de la costanera, generando miedo en los vecinos del lugar y obligando a los efectivos policiales a tener que recorrer zonas hasta hace poco muy tranquilas.

En alerta
La situación amerita máxima atención y solidaridad entre vecinos, quienes ya se organizaron en algunos barrios para estar alerta no sólo a sus casas, sino a las contiguas para informarse entre ellos y a la policía cuando observan individuos con actitudes sospechosas, marcando casas o intentando ingresar a las mismas. (El Diario Nuevo Día)