“Desde ayer mi familia no come, no duerme, no deja de llorar”

Así lo manifestó en su perfil de “Facebook” Teresa Coronel, la mujer de Roberto Subirá, el ex profesor que fue sentenciado a 19 años de prisión, acusado por el abuso de seis niños sucedido en el 2007 en el Jardín “Medalla Milagrosa”.

lunes, 1 de abril de 2013 · 00:00

Uno de los juicios que mayor impacto público tuvo en los últimos años, finalizó ayer con la condena de 19 años de prisión al ex profesor de música, Roberto Subirá, acusado por el abuso de seis niños sucedido en el 2007 en el Jardín “Medalla Milagrosa”.

El día después fue también conmocionante por las declaraciones de su mujer, Teresa Coronel, en su perfil de “Facebook”, donde textualmente afirmó: “Desde ayer mi familia no come, no duerme, no deja de llorar, no deja de sentir el dolor que provoca una herida cuando se atenta contra la inocencia, contra la verdad, contra la justicia, contra el amor...y pienso?? hoy . . . .irá a dar a clases a la . . .o como cualquier día, . . . irá como todos los días a al Juzgado del menor y la Familia a ver q quien puede arruinarle la vida, los de la panadería venderán sus docenas de facturas, ... irá a dar clases como si nada, y así...y así..”
Luego, la mujer agregó: “Camutti preparará alguna otra sentencia macabra, o no, Topcic irá a la peluquería y se juntará a contar por los pasillos de la Cámara como los chatos familia y amigos de Subirá se manifestaron ayer, . . . estará contento? por un juicio ganado, por fín, pero pagando un costo muy alto, el de la mentira... y así... y así...Y MI FAMILIA? Y MIS HIJAS? Y MI SUEGRA? Y MIS CUÑADOS? y MIS HERMANOS? Y MI MAMA? Y MIS SOBRINOS? QUE? que estos no se crean que esto termina acá, que no piensen por un instante en que nos anestesiaron de dolor, que no se imaginen que no vamos a luchar por Roberto, para ellos su vida, ahora con una tremenda carga, sigue, pero nosotros todavía ni empezamos con ellos, tanto dolor, tanto sufrimiento , no! duerman mientras puedan, hagan su vida mientras puedan, yo solo seguiré en mi puerta esperando verlos pasar.” (El Diario Nuevo Día)