Diputada busca prohibir la quema de cubiertas. La norma que lo prohíbe en Río Gallegos no fue reglamentada

 

Se estudia en comisiones un proyecto de Ley. La iniciativa es de la diputada Stella Maris García, quien destaca que “la quema de neumáticos genera humo que es altamente cancerígeno”. En el 2.009 cuando Mauricio Gómez Bull se desempeñaba como concejal, presentó la misma propuesta que aprobada aunque no fue reglamentada por el Ejecutivo municipal.

 

lunes, 1 de abril de 2013 · 00:00

 

 

En la última sesión ordinaria de la Honorable Cámara de Diputados tomó estado parlamentario un proyecto de Ley de autoría de la diputada Stella Maris García, que tiene como fin prohibir en todo el territorio de la Provincia la quema y el depósito de neumáticos deteriorados y en desuso en lugares no autorizados, estableciendo además que será la subsecretaría de Medio Ambiente quien tendrá a su cargo la coordinación de la disposición final de los neumáticos en desuso mediante procedimientos que protejan el ambiente y la salud humana. Este proyecto, que cuenta con el acompañamiento de los diputados Galbán, Arabel, Martínez y Bezi, fue enviado a comisiones para su análisis, indica en su articulado que se deben establecer sanciones por incumplimientos de la norma, además de especificar los lugares prohibidos para el abandono o depósito de neumáticos en desuso, fijar las obligaciones de los poseedores de neumáticos usados como generadores de residuos y establecer para los productores de neumáticos la obligación de elaborar planes empresariales de prevención tendientes a prolongar la vida útil de los neumáticos y facilitar su reutilización y reciclado.

 

En los fundamentos, la autora del proyecto destaca que “presentamos esta propuesta ocupados y preocupados por la situación que se plantea” por la deposición final de los neumáticos (ya sea su quema o depósito en lugares no adecuados), asegurando que la iniciativa “está orientada al cuidado de la salud y el medio ambiente del ciudadano. Derecho inalienable y obligación fundamental del estado expresada en pactos internacionales ratificados por la República Argentina y Constitución Nacional”. Asimismo, García indica que “la sensibilización pública y conocimiento ciudadano sobre las consecuencias negativas de la quema de neumáticos y su depósito en lugares que contaminen, debe movilizarnos a lograr un abordaje conjunto de todas las áreas y organismos del estado de derecho” asegurando además que “la gestión integral y ambientalmente responsable de los neumáticos en desuso promueve la adopción de sistema integrados de manejo de los mismos y que impulsan su reciclado y otras formas de valorización, en un esfuerzo para preservar el medio ambiente. Es importante destacar en este punto que los destinos finales posibles para un neumático son tres: el reciclado, el enterramiento o la incineración en hornos especiales. Mientras el reciclado "es altamente positivo" porque además de preservar el medio ambiente y la salud de la población promueve la generación de nuevas fuentes de empleo los otros dos generan serios problemas para el medio ambiente y la salud pública, si no se cuenta con la infraestructura adecuada, podríamos mencionar como ejemplo los hornos incineradores”.

 

García pone énfasis en destacar en los fundamentos del proyecto que “la quema de neumáticos genera humo el que es altamente cancerígeno, en la combustión de caucho se encuentra por lo menos una decena de elementos cancerígenos, algunos de los cuales son derivados del alquitrán”, enumerando sustancias tales como “benzopirenos y dibenzoantracenos que fueron encontrados en cantidades significativas al analizar las muestras de aire contaminado”, además de “monóxido de carbono, tolueno, benceno y óxido de plomo, entre otros”, que son “sustancias de máxima peligrosidad para el ser humano”.

Antecedente

El 4 de junio el 2.009, el Concejo Deliberante  de Río Gallegos, aprobó un proyecto similar del entonces edil, Mauricio Gómez Bull., el cual incorporó  entre las Faltas al Medio Ambiente, la quema de neumáticos a cielo abierto con el carácter de falta grave.

Sin embargo, la norma nunca fue reglamentada por el Ejecutivo municipal , a cargo en ese entonces de Héctor Róquel.

 

Efectos nocivos

En este marco, destaca la diputada Stella Maris García que “cuando se queman gomas se está reduciendo la calidad y el tiempo de vida de las personas que respiran ese aire contaminado, especialmente la población más sensible como enfermos, ancianos y niños. Los efectos nocivos van desde enfermedades bronco-respiratorias, ahogos, asma y hasta cáncer pulmonar, además de afecciones a la piel, ojos y hasta insuficiencias cardíaca”, al tiempo que resalta que “el aire de la quema de neumáticos expone a los residentes cercanos a la misma a la inhalación de niveles peligrosos y elevados de sustancias irritantes, alérgicas y cancerígenas las cuales terminan dispersándose en la zona y depositándose sobre superficies domésticas provocando contaminación de alimentos que se consumen en forma directa”.