La CSS distribuirá tarjetas que suplantarán las órdenes médicas

Con  el objetivo de mejorar el servicio de atención a sus afiliados, la obra social pondrá en funcionamiento un sistema de validación on-line de datos. Para ello comenzará a distribuir las tarjetas en Río Gallegos en una primera etapa. Con este método, los afiliados no tendrán que asistir con órdenes a los prestadores.    

lunes, 1 de abril de 2013 · 00:00

 

 La Caja de Servicios Sociales (CSS) comenzará a distribuir desde este martes en distintos organizamos y entes gubernamentales tarjetas magnéticas a sus afiliados.
Las mismas facilitarán acceder a un moderno sistema de validación on-line de datos con el objetivo de promover un mejor servicio en la atención y actualización de la información en la obra social estatal.

El esquema de distribución del novedoso sistema, se iniciará en Río Gallegos en una primera etapa, para luego continuar en Caleta Olivia y finalmente llegar a todas las localidades del interior. En la capital, el propio interventor Favio Vázquez hará entrega de las primeras tarjetas en entes oficiales como LOAS, ISPRO y FOMICRUZ.

Las tarjetas magnéticas que comenzará a implementar la CSS formarán parte del sistema de validación on-line de datos que aplicará para optimizar el servicio tanto con los afiliados y los prestadores.

“Los afiliados podrán asistir al prestador médico sin la necesidad de adquirir una orden en las delegaciones de la obra social o cajeros automáticos como lo hicieron hasta el momento”, destacó Vázquez.

Las tarjetas serán distribuidas entre los titulares, adherentes y voluntarios de la obra social.

En el caso de los jubilados, la Caja de Previsión Social colaborará en la entrega de las tarjetas, como también no se descarta remitirlas a los domicilios de los beneficiarios.

Se estima que en noviembre el sistema comenzará a implementarse en la capital y en diciembre en Caleta Olivia.

“Una vez que tengamos el sistema concluido, la vinculación con los prestadores será ágil, más teniendo en cuenta que en la mayoría de las localidades del interior los prestadores se encuentran en los hospitales públicos”, explicó el interventor.

En cuanto a los beneficios que generara este sistema, Vázquez indicó: “Buscamos que todas las partes resulten beneficiadas, y en especial los afiliados, con el objetivo que no sigan perdiendo su tiempo en la compra de un orden para luego ser asistido por un prestador. Además del tiempo, tendrán el ahorro del trasladado en busca del bono. En tanto, los prestadores tendrán el beneficio de un sistema que le indicará de forma diaria cuál ha sido su facturación, evitando las débitos y auditorias compartidas, cuestiones que muchas veces se generan engorrosas o administrativamente complejas. Y en lo que respecta a la CSS, el beneficio será en contar con un sistema informático adecuado para hacer más efectiva la gestión, porque estamos convencidos que sin información no hay gestión”.

También se prevé que los afiliados abonarán el coseguro de la consulta o práctica médica en el prestador, sólo habrá algunas variables en los valores para facilitar el pago. “El valor de la consulta seguirá en los 10 pesos y se redondeará algunos valores que faciliten el cobro por parte del prestador, quién tendrá su modalidad de cobro que será en efectivo, tarjeta de debito o crédito, u otros sistemas que todavía estarán vigentes desde la obra social”.

En cuanto al costo de la tarjeta magnética para el afiliado, Vázquez aclaró que la misma no tiene costos adicionales ni para los beneficiarios ni para los prestadores. Además, destacó que el sistema es fácil y accesible en su uso, y que su implementación es una demanda de cientos de afiliados que se vio reflejado en un encuesta realizada desde la obra social. También en varias obras sociales ya se emplea generando buenos resultados.  

Por otro lado, estimó que a mediados de 2012 todo el sistema de validación de datos on-line de la CSS estará funcionando en su totalidad.

También resaltó que se contará con dos call center, uno destinado a los afiliados, y atendido por personal de la obra social y el otro para los prestadores, en los cuales se dará respuesta a las consultas que surjan con respecto al servicio. Este centro de llamadas (0800) reforzará al sistema en el caso que haya un corte en el servicio de Internet. A esto se le sumará el uso del posnet vía teléfono y también esta la opción de cargar las consultas y revalidadas cuando se restablezca el servicio de Internet. “Con todas las opciones que presenta el sistema estamos seguros que ningún afiliado quedará sin su prestación ante una posible falla tecnológica”, resaltó Vázquez.