Dolor a seis años de la muerte de Jorge Sayago

En la madrugada del martes 7, un grupo de manifestantes atacó la comisaría de Las Heras para reclamar la liberación de Mario Navarro, un delegado petrolero que había sido detenido poco antes. Los hechos de violencia terminaron con el asesinato del policía Jorge Sayago.
lunes, 1 de abril de 2013 · 00:00
Los incidentes se iniciaron a las 23.30 del lunes 6 de febrero de 2006 . Por una orden judicial, la Policía santacruceña detuvo al dirigente petrolero Mario Navarro cuando salía de los estudios de una radio FM.
Navarro lideraba la protesta de trabajadores petroleros que, con cortes de ruta incluidos, reclaman centralmente un aumento en el mínimo para Ganancias y la anulación de ese impuesto para los trabajadores del sector.
La protesta se había iniciado el 23 de enero de  2006  y se trataba  de un conflicto al margen de la conducción del gremio. Los manifestantes no sólo impedían el paso en la ruta provincial 43: también el acceso a la planta de Repsol-YPF que, por el conflicto, dejó de producir unos 100 mil metros cúbicos de petróleo. Otras rutas que sufrieron cortes fueron la 16 y la 18, conocidas como "rutas del petróleo" porque llevan a los yacimientos.
Navarro fue conducido y alojado en la alcaidía de Las Heras. 
Hasta allí marcharon unos mil manifestantes que reclamaron su libertad. Enseguida, se produjo un enfrentamiento con la Policía que custodiaba el lugar. Testigos aseguran que la balacera fue infernal. Algunos manifestantes tenían armas de fuego. También palos y barretas de hierro.
Con una de ellas golpearon en la cabeza al oficial Jorge Sayago, que además recibió un disparo de calibre 22. Gravemente herido, fue trasladado a un centro asistencial. Pero falleció en el camino.
El policía dejó a una joven esposa, Lorena Castro, y a su hijita entonces de un año y medio, Marcia Agustina Sayago.
Los incidentes de produjeron frente a la alcaidía a partir de las 00:30 del  martes  7 de febrero de 2006. Y se prolongaron durante más de una hora. En medio de la refriega, la Policía dispuso la libertad de Navarro, luego de consultar al juez. Los manifestantes volvieron a la ruta y también volvió la calma.
El crimen del policía , sacudió a la provincia. 
El  gobierno de Acevedo quedó debilitado, mientras los problemas por el manejo de Santa Cruz se acentuaban. Los fondos en el exterior no terminaban de repatriarse, como quería Acevedo. 
El kirchnerismo lo acusaba de querer "diferenciarse". Se habló de "presiones" y "falta de apoyo" del Gobierno nacional. El 15 de marzo de 2006  Acevedo pegó el portazo. Se dijo que Kirchner no le permitía dar un aumento a los estatales, como sí pudo hacer Sancho a poco de asumir; también, que Acevedo nunca consiguió el manejo de los fondos para las obras públicas. Pero esa  es otra historia. (El Diario Nuevo Día)