La Federación rechazó emergencia económica y pidió auditorias

Así lo señaló Guillermo Polke, presidente de la Federación Económica  que nuclea a las Cámaras de Comercio de Santa Cruz. También consideró que el incremento del gasto en la reestructuración orgánica del Estado Provincial, no significó una mejor administración ni control de los recursos. Plantea la necesidad de auditorias para saber  “sise cometió algún tipo de irregularidad” en el Estado.

lunes, 1 de abril de 2013 · 00:00

El Presidente de la Federación Económica de Santa Cruz, Guillermo Polke, manifestó su opinión respecto de distintas medidas económicas elaboradas por el Gobierno Provincial, al señalar que “las rechazamos porque no fueron analizadas ni puestas a consideración de los sectores afectados”.

En tal sentido, explicó que desde la FESC “somos conscientes de que es necesario buscar mecanismos y herramientas que resuelvan de una vez por todas el déficit financiero que padece esta Provincia”, pero consideró que “las alternativas deben ser abordadas con seriedad, con el debido tiempo que esto requiere, consensuadas con los sectores, y terminar con los mensajes apocalípticos de que si no se aprueban tales proyectos de Ley, la Provincia virtualmente desaparecerá”.

“Siempre hay otro camino – agregó el empresario - pero obviamente esto requiere transparentar la información, ya que hoy no sabemos siquiera cuánto es lo que se les debe a los proveedores, por lo que sería interesante que se realicen las investigaciones o auditorias necesarias que permitan clarificar la real situación y determinar si hubo responsabilidad por parte de funcionarios y si se cometió algún tipo de irregularidad en la administración de los recursos del Estado”.

Por otro lado, explicó que “creemos que el ajuste debe empezar por casa y no que tenga que ser soportado por los trabajadores, las PYMES, los jubilados, los comerciantes, es decir, el pueblo de Santa Cruz”, para posteriormente señalar que “vemos como se crearon nuevos ministerios - que a su vez crearon nuevos cargos – lo que conlleva a un mayor gasto presupuestario, más funcionarios, más viáticos, mas alquiler de vehículos… ¿esto es realmente necesario? ¿Mejoró los servicios de salud? ¿Mejoró la calidad educativa? ¿Disminuyó la tasa de desocupación? ¿Aumentó el control a las petroleras y las mineras? ¿Mejoro la seguridad?”, se preguntó el empresario.

“El 2 de septiembre del año pasado se reglamentó la ley de Promoción Industrial – y que obviamente la Federación acompañó - y tenía como objetivo atraer inversiones e iniciar un proceso de industrialización, la ampliación de las fábricas ya existentes, fomentar el aprovechamiento racional y sustentable de los recursos de la Provincia, la ayuda en el pago de salarios de empleados, devoluciones de capitales invertidos, etc., ¿Y en menos de cinco meses se intenta declarar el estado de emergencia económica?. Obviamente no hay coherencia y demuestra graves falencias en lo que a proyección económica y financiera respecta. ¿Qué empresario serio podría hoy invertir en Santa Cruz cuando la misma se encuentra en emergencia  económica?”, manifestó Polke.

Siguiendo con esta posición respecto de la situación económica de Santa Cruz, el presidente de la FESC indicó que “se ha planteado que esta crisis es la consecuencia de los paros petrolero y docente que por algunos meses esta Provincia padeció”, para luego reflexionar que “esta falta de ingreso lo que generó, es que se destapara la realidad de la situación económica de la Provincia, ya que si hubiésemos contado con una economía sólida, la falta de ingresos por regalías por unos meses no pueden poner en jaque las cuentas publicas… Esto quiere decir que se vivía el día a día, o se gastaba de mas, o bien no había respaldos para tiempos difíciles”.

Finalmente Polke adelantó que “de aprobarse estos proyectos de Ley de emergencia económica, además de la cancelación de deuda a proveedores del Estado con quitas y pagos en bonos a cuatro años, se estaría apoyando el incremento de impuestos - como Ingresos Brutos o Sellos - que a la larga repercuten en los bolsillos de todos los santacruceños, produciendo un estancamiento y enfriamiento de la economía santacruceña, a la inversa de lo que se está haciendo a nivel nacional”, para luego ponerse “disposición de los señores funcionarios y diputados para que, en conjunto con otros sectores, logremos una solución equilibrada”, concluyó.