Grupo de adultos mayores fue “abandonado” en El Chaltén

Unos 96  adultos mayores del gimnasio “17 de Octubre” quedaron varados en El Chaltén por la rotura del colectivo municipal. Debieron costear de su propio bolsillo el regreso a Río Gallegos, llegando a las 4 de la mañana de hoy. Apuntan al director de Deportes por “inoperancia” y “abandono”. 

lunes, 1 de abril de 2013 · 00:00

El día viernes dos contingentes de personas, que realizan actividades en los gimnasios Rocha y 17 de Octubre, partieron hacia El Chaltén con la finalidad de realizar caminatas en el marco del programa de salud que realizan durante todo el año. Estas personas, que en promedio rondan los 65 años, habiendo algunos abuelos de hasta 75 años de edad, costearon todo el viaje con fondos propios, ya que el apoyo de la Comuna se limitó únicamente al préstamo del colectivo municipal para uno de los grupos, mientras que el otro contrató un ómnibus a una empresa. Apenas llegaron a la planta estable de El Chaltén, ya fueron informados que el vehículo municipal tenía fallas, por lo cual inmediatamente los responsables del grupo se comunicaron con la Dirección de Deportes para avisar del desperfecto, teniendo en cuenta que debía estar solucionado antes del domingo, que era cuando estaba pautado el regreso.

Sin embargo, desde la Dirección de Deportes “se desentendieron del tema” al afirmar que no contaban con los recursos para arreglar el colectivo. Así las cosas, los abuelos pasaron el fin de semana realizando diversas actividades, mientras que los choferes y responsables del grupo buscaban alternativas para el regreso. Otro de los inconvenientes que tuvieron que pasar fue la falta de asistencia sanitaria, teniendo en cuenta que el municipio tampoco les proveyó de enfermeros, produciéndose dos casos de lesiones y uno de descompensación que debieron ser atendidos en el puesto sanitario de El Chaltén, sin asistencia primaria previa. El grupo se había organizado con víveres hasta el mediodía del domingo, ya que por la tarde volvían a Río Gallegos, pero la rotura del colectivo derivó en que no se respetara el horario de regreso pautado, por lo cual los abuelos debieron arreglársela “como podían” para cenar, a lo cual se sumó el cansancio obvio de las actividades realizadas y el stress que este tipo de situaciones les generó a personas.

Finalmente, y ante la falta de respuestas del municipio, se decidió contratar a tres traffic privadas para el regreso de las 38 personas afectadas por la rotura del colectivo municipal, mientras que el grupo que había contratado un vehículo de empresa privada trasladó los bolsos de los demás y llegó a Río Gallegos sin inconvenientes. Los que quedaron debieron esperar hasta la madrugada para regresar, llegando a esta ciudad pasadas las 4 de la mañana. El valor de las traffic fue pagado por los propios damnificados, que en muchos casos habían llevado solo el dinero justo, teniendo en cuenta que ya tenían cubiertos todos los gastos, por lo cual se realizó una colecta entre todos los integrantes de los dos grupos, pagando 100 pesos cada uno y de esta forma cancelando la totalidad del viaje. En horas de la mañana de hoy los integrantes del grupo expresaron su malestar por la situación vivida, apuntando especialmente contra el director de deportes municipal, a quien acusaron de “inoperancia por no poder solucionar el problema” y hasta se habló de abandono de persona, por lo cual próximamente se podrían realizar presentaciones judiciales. Más allá de todo esto, el grupo destacó la predisposición de los profesores que los acompañaron, quienes desde el primer momento se movieron continuamente en la búsqueda de soluciones y la asistencia del contingente. Foto: TS. (El Diario Nuevo Día)