El hospital viola principio de anonimato del HIV

Varios testimonios ya confirmaron a Nuevo Día como la burocracia administrativa también afecta notablemente el funcionamiento del nosocomio regional. En este caso varias personas que buscaban hacerse análisis para descartar tener el virus de Inmunodeficiencia Adquirida en la sangre, contaron la odisea que pasaron y cómo, yendo de un consultorio a otro, debieron dar a conocer lo que buscaban, ventilando la delicada situación.

lunes, 1 de abril de 2013 · 00:00

Burocracia administrativa, o mala comunicación interna podrían ser las causas del periplo por el que atravesaron varios pacientes que buscaban realizarse los análisis del VIH en el hospital regional. Sabido es que dicho análisis es de carácter confidencial, anónimo, y no es necesario ningún tipo de trámite ni de acreditación de identidad para realizarlo.

Sin embargo en el hospital de Río Gallegos la realidad parece ser diferente, pues según los testimonios, cuando se acercaron al laboratorio para solicitar los análisis los enviaron a la guardia para solicitar un papel en donde un médico dé la orden de hacerlo, sin embargo en la guardia negaron que así sea, enviándolos a los consultorios de turno a pedir dicha orden. Dirigiéndose a los consultorios los médicos presentes Tampoco supieron muy bien qué hacer, y los volvieron a mandar al laboratorio. Para esto los pacientes incómodos y enojados ya habían definido no hacerse los análisis, ya que si bien hay información sobre la enfermedad y campañas que promulgan hacerse los análisis, aún  no ha dejado de ser tabú y el hecho de no gozar con la inmediatez necesaria para hacerlo genera la frustración y que la persona finalmente no lo haga.

 
El límite también tiene un final, pero al parecer en el hospital regional todo es posible y nada llama la atención para aquellos que deben realizar tramitaciones asiduamente por uno u otro motivo. Aquellos que atravesaron la odisea recién relatada tienen la posibilidad de denunciar a las autoridades y a los responsables del daño que se genera a partir de este tipo de deficiencias. Nuevo Día sigue de cerca la actividad en el hospital.