El Obispo Romanín ofreció la iglesia como espacio de “diálogo” para ADOSAC y gobierno

El prelado dijo que el conflicto “se ha extendido demasiado” y pidió a ambas partes   “urgencia' y 'valor para hablar con sinceridad”. Aunque aclaró: “Como iglesia no tenemos las soluciones”. Adelantó que tiene pendiente una reunión con el gobernador.

obispo

lunes, 1 de abril de 2013 · 00:00

El domingo la comunidad de Río Gallegos dio la bienvenida al Obispo auxiliar Miguel Ángel D´aniballe. La Capilla de San Cayetano  fue la sede que reunió feligreses, Obispos de otros países y religiosos de la Patagonia. Con la imagen del patrono del trabajo, se llevó adelante una homilía que enfatizó la necesidad de garantizar a la ciudadanía paz y justicia social dando cese a “los conflictos que prevalecen”.
Homilía
Durante la homilía, el Obispo, Juan Carlo Romanín agradeció a las autoridades presentes “es importante su presencia como autoridades de nuestras Instituciones, sepan que nos ofrecemos para no tenemos las soluciones pero buscamos contribuir en el trazados de caminos que unan las  voluntades de las partes intervinientes en los conflictos sociales que atravesamos y que los mismos lleguen a solucionarse. Y que los reclamos sean  escuchados –remarcó- sean escuchados realmente”.
Al finalizar, en dialogo con Breve Puesta al Día (FM Abril)  fue explícito al momento de referirse al conflicto docente que atraviesa la Provincia: “Estamos pasando momentos  sumamente  delicados, tanto a Miguel Ángel como a mí nos preocupa. Sentimos mucho dolor, porque se han dilatado los tiempos y no llegaron las soluciones cuando era necesario que llegaran, para que no se tuviera que estar en este momento sufriendo tanto todos”. Analizando la cronicidad del conflicto, el Obispo mencionó  que “se ha extendido demasiado en el tiempo y es necesario escuchar el reclamo y que las partes lleguen a un punto de acuerdo, sabiendo que quienes están involucrados en este conflicto quieren resolverlo”.
De esta manera, el prelado ofreció la Iglesia como una mesa de encuentro y conciliación, aclarando que “como Iglesia no tenemos las soluciones, pero sí vamos a ofrecer nuestro espacio para que puedan venir y poder sentarse y poder dialogar”.
Consultado sobre aquello que sería indispensable implementar para dar conclusión a esta puja entre gremio docente y gobierno  que lleva más de 34 días de clases perdidos y meses de reclamo; el Obispo explicó que “la urgencia es que sepan tener el valor y el coraje para dialogar con sinceridad, un diálogo donde todos estén sobre un mismo nivel no donde unos estén más arriba y otros más abajo y donde las partes no sean inflexibles sino que realmente con un racionamiento humano justo y necesario puedan descubrir cuál es la respuesta, la solución a tantos reclamos y conflictos”.

Pedido
Un grupo de padres solicitaron hace dos semanas su intervención, y que asuma una vez más un rol mediador entre las partes intervinientes. “No estaba en la Provincia en ese momento y consideré que las respuestas en situaciones como éstas deben darse personalmente y no por teléfono ni mucho menos a la distancia, pero estamos para contribuir”, declaró.
Sobre una posible charla con el Gobernador Daniel Peralta –quien ha calificado de amigo en más de una oportunidad a Romanín- para hacerle llegar personalmente su preocupación por el presente conflicto; el Obispo mencionó que “no se han dado los tiempos para charlar, pero él y yo nos merecemos un diálogo, pero espero no sea necesario porque queremos que esto se resuelva ya, que no pase de esta semana”.
(El Diario Nuevo Día)