Prostitución 2.0

La oferta sexual no sólo se ofrece el servicio en periódicos, sino también en la red. Foros, perfiles en Facebook y páginas propias. Los periódicos siguen brindando el servicio bajo el nombre de 'masajistas'.

lunes, 1 de abril de 2013 · 00:00

 

La prostitución en Río Gallegos sigue siendo moneda corriente. En la actualidad, la prostitución también se sumó a Internet y a las redes sociales. Varias son las trabajadoras que aparte de ofrecer "masajes" en el papel, ofertan sexo por internet. Y no solo en páginas propias, sino también en Facebook, con perfiles privados. Sumado a esto, existe también foros en donde los clientes comparten experiencias y hacen recomendaciones. 
Si bien ya se ha prohibido la oferta en los periódicos locales, los mismos encontraron la vuelta para poder seguir facturando con la oferta de servicios sexuales. No son todas, aunque hay un porcentaje de mujeres que ofrece su servicio en internet, dando muestra de que la tendencia empezó. En las páginas se solo se ven escasas fotos y los números de contacto, lo suficiente para que el cliente pueda "contratar".
Las direcciones URL de las mismas son mostradas en algunos de los diarios locales, aunque allí se muestran como "masajistas".

Foros
No son dedicados exclusivos a Santa Cruz o a Río Gallegos, sino que se trata de páginas nacionales. Con subdivisiones provinciales, sus usuarios cuentan anécdotas, intercambian experiencias y recomendaciones entre ellos. Los nombres y los números de teléfono, según se pudo leer, solo se intercambia de manera privada por mensajes. Otro dato a tener en cuenta es que también se indica donde "publican".
El año pasado por decreto se prohibió la oferta de servicios sexuales a nivel nacional.  el decreto firmado por la presidenta Cristina Fernández  prohíbe la "difusión de imágenes que estimulen o fomenten la explotación sexual".

Trampas
El texto prevé la formación de una Oficina de Monitoreo de Avisos de Oferta de Comercio sexual que sirva para controlar su aplicación: "Los tres poderes del Estado, sean del ámbito nacional o provincial, adoptarán las medidas necesarias y ratificarán en cada una de sus actuaciones el respeto irrestricto del derecho constitucional a la igualdad entre mujeres y varones", señala.
De todas maneras, hecha la ley hecha la trampa. En los periódicos ya no se encuentran como "acompañantes" o "trabajadoras sexuales". El termino elegido es el de masajista. De esta manera, se evade la ley y la oferta sexual sigue existiendo en la ciudad. Aunque ahora no solo en papel, sino también por fibra óptica. (El Diario Nuevo Día).-