Reconociendo a los niños como verdaderos sujetos de derecho

 

 

Desde el Ministerio de Desarrollo Social, conmemoraron hoy un nuevo aniversario de la Convención sobre los Derechos del Niño. El acto de realizó en el CIC Belén y fueron los niños, como verdaderos sujetos de derecho, quienes reclamaron para que las normativas sean respetadas. 

lunes, 1 de abril de 2013 · 00:00

 

En el marco de conmemorarse hoy martes 20 de noviembre un nuevo aniversario de la Convención sobre los Derechos del Niño, declaración que fuera adoptada por la Asamblea General en el año 1959, se realizó en las instalaciones del Centro Integrador Comunitario, Santa María de Belén, un acto alusivo. Con una gran concurrencia de padres, niños del Jardín Maternal Manuelita y autoridades del Ministerio de Desarrollo Social, se llevó a cabo una calida e importante celebración, en la cual los chicos, como verdaderos sujetos de derecho, fueron quienes expusieron y reclamaron ante el auditorio, sus derechos consagrados.

El acto comenzó a las 14 horas con distintas ponencias por parte de los niños de las salas de de 3, 4 y 5 años que acompañados de las docentes y puericultoras, remarcaron la importancia de conocer sus derechos para hacerlos valer y respetar en plenitud.

“Derecho a crecer en libertad, a una identidad, cuidados especiales, a la salud, a una familia, a no ser discriminados” y tantos otros derechos se plasmaron en coloridas pancartas que junto al unísono grito de los niños, pidieron para que se cumplan.

Cabe acotar que la conmemoración se organizó desde la Subsecretaría de Niñez, Adolescencia y Familia, junto con la Subsecretaría de Abordaje Territorial, entendiendo al abordaje de esta temática de forma integrada entre las distintas áreas que integran el Ministerio de Desarrollo Social.

En este contexto, la Directora general de Niñez, Adolescencia y Familia, Dra. María Ángeles Martínez, dijo a la prensa que “previo a la celebración de la convención los niños eran considerados objeto de derecho, pero ahora a partir de esta regulación son considerados como sujetos de derecho”.

Asimismo la Funcionaria destacó los cambios producidos desde su declaración y su incidencia en el ámbito local a través de la Ley Provincial Nº 3062 de Protección Integral de la Niñez: “Los cambios han sido importantes, sabemos que falta profundizar algunas cosas y por eso seguimos trabajando”, señaló.

Al respecto, Martínez hizo hincapié sobre esta normativa, destacando que se centra en 4 pilares fundamentales tales como la presencia y fortalecimiento que debe tener la familia para hacerse cargo de sus niños. Implica además respetar el interés superior del niño, lo que marca la diferencia con la vieja ley de patronato. Remarca también el derecho del niño a ser oído, “y que tenga voz en cada estrategia e intervención que queramos llevar adelante”, señaló Escobar. Finalmente resalto la importancia de respetar el centro de vida, “que es el lugar donde ha permanecido más tiempo, la mayor parte de su vida, el chico no es un objeto y hay que respetar este centro de vida, lo que hace a su relación como sujeto con otros sujetos”, advirtió.

“La normativa los posiciona como sujeto activo y protagonista de su propio proyecto, por eso la necesidad y el derecho a ser oído y nuestra obligación como mayores y funcionarios de escucharlos, lo que es fundamental para que todos los esfuerzos que hagamos desde las distintas organizaciones, lleven a buen puerto las acciones que apliquemos”, aseveró.

Por su parte, la supervisora del Jardín Maternal Manuelita, del CIC Santa María de Belén, Andrea Torres, expresó su gratitud y agradecimiento a todos los presentes, remarcando el esfuerzo que cotidianamente realizan todas las trabajadoras. “Esta es una más de las actividades que tenemos programadas y que forman parte de la contención que les brindamos”, remarcando también la labor de la Directora del área de desarrollo Infantil, Ana Cárdenas, “que en gran medida hace que todo esto sea posible.

El emotivo acto cerró con una suelta de globos, los que llevaba cada uno de ellos un mensaje escrito por los propios niños, “y la importancia de ello es justamente en su reconocimiento como sujetos de derecho y que ellos mismos puedan expresar lo que quieren para su niñez, llegando a las personas que tengan que llegar”.