La salud de Santa Cruz en estado terminal

Esta mañana trabajadores de la salud, profesionales y vecinos de la ciudad abrazaron en forma simbólica el Hospital Regional de la ciudad en un reclamo simbólico para que la autoridades actúen ante el déficit de recursos humanos que vive la salud en general.

lunes, 1 de abril de 2013 · 00:00

 

En el marco de dicha situación días atrás y en el marco de las distintas marchas en defensa del Hospital Público y del sistema de Salud de la provincia de Santa Cruz, y en virtud a la preocupación que ha generado el éxodo de profesionales médicos de la provincia en los distintos nosocomios y ante la falta de respuesta oficial a dicha preocupante problemática de la salud en Santa Cruz, la Asociación de Profesionales de la Salud emitió un critico documento para el conocimiento de la opinión pública.

En tal sentido esta mañana y en el marco de las medidas que se vienen efectuando en defensa de la salud se realizó un abrazo simbólico al hospital regional Río Gallegos.

 

Consideraciones

 

Minutos antes del inicio del abrazo simbólico al hospital El Diario Nuevo Día dialogo con el Doctor Jorge Lemos Paritario de ATE Salud quién expresó su opinión respecto a la situación actual de la salud en la provincia de Santa Cruz donde manifestó "estamos afectados como ciudadanos de la provincia, por esta suerte de dejar a la deriva a la salud" dijo Jorge Lemos referente de Ate Santa cruz. En el último año fueron 39 profesionales, 14 de Caleta Olivia y 25 de Río Gallegos, y es crítica la provisión de los servicios en el nosocomio.
Además Lemos adelantó que ya no es un problema sectorial "esto nos afecta a todos comociudadanos".

En este marco dijo que este año ha sido muy notoria la fuga de recursos humanos en la provincia, con 39 médicos que se corrieron del sistema de salud pública, con 25 médicos de Río Gallegos y 14 de Caleta Olivia. "Lo profundo de esto es estructural, somos un espejo de todo el país" señaló Lemos.

 

Cuadro de situación y el documento de APROSA

 

El sistema de Salud Pública de la Provincia y especialmente el Hospital Regional Río Gallegos, se encuentran en una crisis prácticamente terminal. Esto no ocurrió de un día para otro. Tal como sucede en una enfermedad, hubo signos y síntomas de alarma, pero los funcionarios del Gobierno no los tomaron en cuenta y por lo tanto, no realizaron las medidas necesarias en el momento adecuado. Así llegamos al día de hoy: el hospital más grande de la Provincia no cuenta con especialidades básicas para una correcta atención de la población, y los hospitales del interior sufren la misma suerte en proporciones variables.

Se realizaron grandes anuncios desde el Gobierno: creación del Ministerio de Salud para mejorar el sistema…, apertura del Convenio Sectorial de Salud para discutir en paritarias la relación laboral y salarial…, regularización del arancelamiento hospitalario para mejorar el financiamiento de los hospitales y aumentar ingresos al personal…, concursos para Jefes de Departamento y Servicios…, y en los últimos días, “medidas para frenar el éxodo de profesionales”…., algunos anuncios se cumplieron con escasa efectividad y otros ni siquiera se llevaron a cabo.

 

Desprotección

Mientras pasa el tiempo, la situación empeora, y el grado de desprotección de la población en general y de los trabajadores del Sistema de Salud aumenta, sin que haya respuestas concretas y resolutivas por parte de las autoridades responsables. El Subsecretario de Servicios de Salud, Bruno Vivar, no ha tenido éxito en su función de garantizar justamente el “Servicio de Salud”, pero sigue siendo auditor de una importante obra social; el Director Médico del HRRG, Jorge Santodomingo, ha visto avanzar la crisis hospitalaria sin siquiera accionar para evitarla; la Directora Asociada del HRRG, Graciela Algorry, se ha ocupado de modificar los horarios del personal, pero no de solucionar la falta de especialistas y servicios; la Gerente del HRRG, Graciela Cabrera, ha realizado denuncias contra médicos pero no ha gestionado el cobro de la deuda millonaria que mantienen las obras sociales con el Hospital, especialmente la Caja de Servicios Sociales.

Por estos motivos, APROSA, en representación de la asamblea del Hospital de Río Gallegos, exige la renuncia de estos funcionarios que han fracasado en su función y que, por acción u omisión, son responsables de la crisis sin precedentes en la que hoy estamos inmersos.

Todo esto, bajo la gestión del Ministro de Salud, Sergio Vuckovic. “El Estado tiene toda la responsabilidad constitucional de ser el garante de la atención de la salud de los ciudadanos”, dijo el Doctor Vuckovic. Por esto, necesitamos soluciones urgentes.

Por último, queremos expresar que APROSA, como parte involucrada en la Salud Pública de Santa Cruz, no cesará en la tarea de buscar consensos y soluciones, ni callará la realidad por la que atravesamos como sector, y que inevitablemente impacta día tras día en la población toda.