Santa Cruz no tiene ningún programa propio de Educación Vial implementado

 

En la pagina www.educacionvial.gov.ar se puede constatar que Santa Cruz no tiene ningún programa propio de Educación Vial implementado. Desde 1986 existe la Ley 23.348 que con cinco artículos hizo obligatorio el dictado de la Educación Vial en las escuelas, sin embargo esto nunca se implemento masivamente.

lunes, 1 de abril de 2013 · 00:00

En la Argentina existe desde el año 2007 , declarado en su momento Año de la Seguridad Vial, un Programa de Fortalecimiento de la Educación Vial, supervisado por la Agencia Nacional de Seguridad Vial (ANSV) organismo que depende del Ministerio del Interior y Transporte de la nación. Este programa esta auspiciado por el Ministerio de Educación, Ciencia y Tecnologia tiene como fin llevar el mismo a todas las escuelas del país.

En la pagina www.educacionvial.gov.ar se puede constatar que Santa Cruz no tiene ningún programa propio de Educación Vial implementado y que desde el 2007 han  recibido un total de 88 escuelas material consistente en un cuadernillo titulado Educación vial : un camino hacia la vida. Desconociendo de mi parte si ha existido alguna capacitación docente al respecto, la implementación masiva del programa nacional y la supervisión del mismo.

Se plantea en ese cuadernillo que las estadísticas afirman que de los tres grandes componentes que interactúan en el sistema del tránsito (el ser humano, el vehículo y el ambiente), es preciso trabajar fuertemente en la educación temprana del factor humano en cuestiones de seguridad vial. La O.N.U. manifiesta la responsabilidad del factor humano en un 88% de los casos de accidentes de tránsito. Las estadísticas indican además que en la República Argentina mas de 7000 personas pierden la vida anualmente como consecuencia de los hechos de tránsito. Esta cifra representa alrededor de un 2,5 % de la totalidad de los decesos ocurridos en igual periodo de tiempo, convirtiéndose en la cuarta causa de mortalidad en nuestro país. Se estima que de los 12.000 heridos graves anuales un importante número de ellos quedan con incapacidades permanentes. (ReNAT, 2007).

Es por ello que la educación sistemática es un mecanismo sumamente importante para la disminución de accidentes y la seguridad vial. Las escuelas junto a otras instituciones (como la familia, las organizaciones civiles, las de promoción de la salud, los medios masivos de comunicación, etc.) pueden abrir múltiples  espacios y propuestas para la educación vial de niños/as, jóvenes y adultos, y cuyo objetivo fundamental debiera ser  el cuidado y la preservación de la vida personal y comunitaria. Desde la escuela se debe alentar la adquisición de saberes para la circulación y el tránsito seguro en la vía pública.

En la actualidad, las diferentes jurisdicciones educativas del país la incluyen de diverso modo en sus Diseños Curriculares: con mayor o menor énfasis y extensión. En algunos diseños  elaborados para la Enseñanza General Básica se incluyó a la educación vial entre los contenidos de Ciencias Sociales o de Formación Ética y Ciudadana, mientras que en otros se propuso como contenido transversal.  En el nivel medio, esta enseñanza se ubicó al interior de los programas de Formación Ética y Ciudadana. Sin embargo la implementación sigue siendo muy dispar en todo el territorio nacional.

Algunas propuestas a considerar en Santa Cruz según mi opinión serian:

Incluir en los planes de estudio de los institutos de formación docente la temática de la educación vial como eje transversal, de la misma manera que otras temáticas como educación sexual, educación ambiental, derechos humanos, etc.

Realizar capacitaciones y perfeccionamientos al personal docente en forma permanente, continua, gratuito y en servicio desde el Consejo Provincial de Educación sobre educación vial.

Conformar la Escuelas de Seguridad Vial en los distintos municipios que dependan de la Dirección de Transito y desde donde , entre otras actividades, se brinden capacitaciones al personal docente, a inspectores de transito, charlas en CENINES, Centros comunitarios, clubes, sindicatos, O.N.G., partidos políticos, etc. sobre seguridad vial.  Cursos sobre manejo defensivo, conducción en simuladores de manejo, sobre nociones básicas en primeros auxilios frente a accidentes, sobre nociones básicas en uso de extintores y seguridad mecánica en los vehículos, etc.

Fuerte compromiso en la implementación de la Educación Vial en todos los niveles y modalidades del sistema educativo con el aporte del recurso humano capacitado y recursos materiales necesarios.

Según  el Dr. Eduardo Bertotti (Director ISEV) para obtener resultados eficientes en materia de seguridad vial, es necesaria una “construcción de la conciencia del riesgo vial”,  y aquí la educación juega un papel fundamental. Ya que otras acciones relativas al campo de la ingeniería (vial y vehicular) del control y la sanción son en si soportes y accesorias a la conducta tanto del peaton, conductor y transportado. Con la educación  se logran  cambios de hábitos y la adquisición de valores, pero ello implica a veces mucho tiempo y persistencia. Frente a ella, las otras “herramientas”, como la ingeniería y el control, son rápidamente visibles (aunque sean aisladas, inorgánicas y oportunistas – “mientras las cámaras de tv están encendidas”). Para quien pretende el rédito político inmediato, estas últimas son una “tentación”.

Algunos medios y recursos a los que se puede acceder desde internet sobre esta temática son : web de la Agencia Nacional de Seguridad Vial (www.seguridadvial.gov.ar), portal Educ.Ar , Canal Encuentro (www.encuentro.gov.ar) y  web del A.C.A. (www.aca.org.ar).

Por ultimo , en nuestro país desde 1986 existe la Ley 23.348 que con cinco artículos hizo obligatorio el dictado de la Educación Vial en las escuelas, sin embargo esto nunca se implemento masivamente, demostrando con ello que las leyes por si solas no ayudan sino se aplican efectivamente.

 

Para Nuevo Día, Lic. Francisco Jesús Sevilla, Psicopedagogo