Secuestran 15 redes de pesca colocadas ilegalmente en zona vedada

Luego del plan de control y prevención acordado entre instituciones del Estado y no gubernamentales para evitar la violación a las normas que rigen la pesca continental, con el fin de proteger a especies marinas amenazadas, hoy se realizó un importante operativo por el cual se secuestraron 15 redes de pesca colocadas ilegalmente por encontrarse en un área natural protegida y vedada a la pesca.

lunes, 1 de abril de 2013 · 00:00

El operativo estuvo integrado por personal de la Dirección Provincial de Pesca Continental, la Agencia Ambiental Municipal y la Asociación Ambiente Sur y forma parte del plan de acción elaborado a principios de marzo por un conjunto de instituciones. El plan apunta a la prevención de la captura incidental de especies protegidas en el estuario del río Gallegos.
El sector donde se encontraron las 15 redes secuestradas por estar ilegalmente instaladas corresponde a la desembocadura del Río Chico en el río Gallegos y forma parte de la Reserva Costera Urbana de la ciudad de Río Gallegos, un área protegida por la ordenanza Nº 5356. Dicha instalación de redes está vedada en esta zona por ser un área natural protegida a nivel municipal pero además viola Disposiciones emanadas de la Subsecretaría de Pesca de la provincia.
La colocación de las redes en esta área implica además otros impactos asociados al tránsito con vehículos en zonas frágiles y vulnerables del ecosistema protegido.
El aumento del control y el trabajo preventivo obedece a la necesidad de impedir las amenazas a especies protegidas del estuario, como es el caso de la tonina overa, de la cual se han encontrado numerosos ejemplares muertos por su pesca incidental con redes agalleras, ya sea que esta se realice en zonas vedadas, como el presente caso, o en formas no permitidas por la legislación vigente.
Una vez más, los representantes de las instituciones puntualizaron que no se trata de evitar o restringir la pesca, sino de que se acaten las normas y se haga un uso legal de las artes de pesca, de manera que no afecten negativamente a las especies protegidas del estuario y se usen en forma sustentable los recursos naturales y los beneficios que este ecosistema brinda a los habitantes de Río Gallegos.