Víctima de la dictadura militar no tuvo contención de Derechos Humanos de Santa Cruz

Así lo denunció Maria de los Ángeles Albornoz -integrante del Programa de Memoria en Movimiento de Comunicación y Derechos Humanos perteneciente  a la Jefatura de Gabinete de Ministros de Nación.  Dijo que Néstor Felipe Canabal- que ayer intentó suicidarse y que fue  victima de torturas y vejámenes en 1976- no fue contenido por la secretaría  a cargo de Humberto Quiñones.
lunes, 1 de abril de 2013 · 00:00
Maria de los Ángeles Albornoz -integrante del Programa de Memoria en Movimiento de Comunicación y Derechos Humanos perteneciente  a la Jefatura de Gabinete de Ministros de Nación- denunció que la secretaria de Estado y Derechos Humanos de Santa Cruz, no brindó contención necesaria a Néstor Felipe Canabal (56 años) quien fuera víctima de torturas  y vejámenes durante la dictadura militar en 1976 en el  Regimiento de Infantería Mecanizada 25 – en Comodoro Rivadavia, Chubut. 
Ayer,  Canabal tomó la terrible determinación de intentar quitarse la vida en Chimen Aike, aunque esto no sucedió. Previamente acudió a la cartera de derechos humanos para solicitar información y  contención, algo que no encontró.
“Él fue a hablar con Quiñones y Quiñones no lo atendió”, advirtió Albornoz a Nuevo Día. Dijo  que debido a la complicada situación que vivió Canabal, tuvo problemas personales que derivaron en asistencia médica psicológica que nunca fue proporcionada por el área de derechos humanos de la provincia. 
“No hay contención  por medio de la  secretaria de derechos humanos para personas que pasan por una crisis como esta. No hay profesionales, porque un señor no puede estar así”, alertó Albornoz, quien conoció a Canabale   el 24 de marzo pasado cuando se conmemoró el “Día  por la Verdad, Memoria y la Justicia”.
Canabal estuvo 13 meses y 13 días secuestrado en dicha en guarnición militar comodorense. Este  tiempo, justamente es el  nombre del libro  que Albornoz escribe desde hace meses,  y en donde relata esta terrible historia  que se sumó a  las miles que hubo durante el último proceso militar. Pero el libro también cuenta las peripecias de Canabal en la  búsqueda José Luis Rodríguez Iñiguez, su amigo soldado que  desapareció durante el mismo proceso. 
Días atrás, viajó a Comodoro Rivadavia  para dar testimonio de su vivencia.  Esto derivó en una carga emocional inmensa que no pudo soportar y por lo cual, sumado a problemas familiares, decidió intentar suicidarse.  
Oriundo de Bahía Blanca,  llego hace 10 años a Río Gallegos. No fue fácil llevar adelante su vida. El año pasado sus nombres y apellido fueron conocidos. Formó parte como tercer candidato a concejal de la lista de  Orieta Gallego, quien se propuso como Intendenta el año pasado. 
Acudió varias veces para conocer el expediente que consta en derechos humanos sobre la denuncia de su amigo Iñiguez. Extrañamente este expediente desapareció. “A Quiñones no le interesa esta clase de trabajo o no tiene fondos,  está cansado, o  no se porque. Incluso apareció una nieta de hijos de desaparecidos en Río Gallegos y tuve que hacer yo el papel de derechos humanos”, indicó la autora de “13 meses y 13 noches”.
No fue la única vez que le dieron la espalda a Canabal.  En junio del año pasado, en la red social Facebook,  aprovechó el posteo de una noticia sobre la titular de Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, para denunciar algo increíble que le sucedió cuando Bonafini visitó nuestra ciudad.   
“srs, Hebe es la madre mas brillante de este siglo. Vino a rió gallegos, para hablar de moral, y de derechos humanos., y cuando quise hablar con ella, le comente que el año,1976, avía sido torturado, en el regimiento de infantería,25.en colonia sarmiento, pcia de chubut, y que avía sido estaqueado, y atado con alambres de puas, sólo me contesto, que ella no avía venido a rió gallegos, a escuchar lamentos del 76,y que no le importaba un cuerno, me dijo: “cágate por boludo”.  Esa es la sra bonafini”, denunciaba su comentario. 
Canabal o Néstor, nunca se imaginó que en Río Gallegos, la ciudad de la Presidenta, no iban a ser ni derechos, ni humanos con él. (El Diario Nuevo Día-En la foto Néstor Canabal.).