Violento crimen de una mujer de 50 años en su casa de Río Gallegos

La Policía santacruceña investiga el crimen de una mujer de 59 años que fue encontrada en su casa de la ciudad de Río Gallegos con signos de haber sido golpeada, apuñalada y estrangulada.

lunes, 1 de abril de 2013 · 00:00
El hecho se produjo en un domicilio situado en la calle Cortázar al 2400, del barrio Evita, en la capital de Santa Cruz, y la víctima fue identificada como Isabel Salazar, de 50 años y oriunda de Corrientes, quien tenía varios departamentos en alquiler en la propiedad en la que residía.

Si bien la información trascendió recién hoy, el cuerpo de Salazar fue hallado ayer por la madrugada y desde un principio se especulaba con que hubiera sido asesinada varios días antes, ya que un hermano reportó a la Policía que le había hecho varios llamados sin respuesta desde Corrientes, en la última semana.

Mientras tanto, el cadáver presentaba un avanzado estado de descomposición, según lo señalado por los investigadores del caso.

Una autopsia posterior reveló que el crimen se había producido en el lapso comprendido entre las 48 y las 72 horas anteriores al hallazgo del cuerpo.

La víctima presentaba contundentes golpes en el cráneo, donde también pudieron observarse cortes realizados con un cuchillo, y en otra partes del cuerpo, además de que una soga le rodeaba el cuello.

En un principio se especuló con que haya sido asesinada con un golpe de masa, pero luego de las pericias, los investigadores se inclinaron por el uso de otro tipo de objeto, que podría ser de madera, según trascendió en medios locales.

Si bien la hipótesis de un crimen cometido en el marco de un robo no había sido descartada, a partir de la desaparición de una notebook propiedad de la mujer asesinada, a los investigadores de la Policía local les llama la atención que en la casa fueron encontrados 13 mil pesos en efectivo.

El abanico de hipótesis abarca un crimen de índole pasional y según el diario La Opinión Austral, también se especula con algún tipo de venganza, ya que se vinculaba a Salazar con las llamadas "Casitas de Tolerancia", utilizadas para la explotación sexual. (fuente: Terra)