El juez Casanello derivó la denuncia a Río Gallegos

Reenvió a la Justicia de Santa Cruz el escrito donde se afirmaba que Báez habría sacado pruebas, dinero y armas de una bóveda de su propiedad; ordenó proteger testigos

miércoles, 22 de mayo de 2013 · 00:00

El juez federal Sebastián Casanello, que investiga la causa por presunto lavado de dinero de Lázaro Báez, decidió derivar a la justicia federal de Río Gallegosel escrito que ayer presentó la diputada Elissa Carrió (CC) , tras considerar que la nueva denuncia no se ajusta a su causa.

Se trata de la presentación en donde Carrió mostró pruebas que evidenciarían que Báez sacó de una bóveda de su propiedad documentos, dinero y armas, luego de que el periodista Jorge Lanata denunciara en su programa Periodismo Para Todos (PPT), una presunta red de lavado de dinero que involucraría al empresario kirchnerista.

Casanello consideró que las pruebas de Carrió no se ajustan a su causa y la reenvió a la justicia federal de Río Gallegos. Según afirmaron fuentes judiciales a LA NACION, la denuncia del desmantelamiento "es un hecho que está fuera del objeto procesal y además, el operativo habría sucedido en Río Gallegos", por lo que es la Justicia de Santa Cruz la que tiene que examinar las pruebas.

Casanello sí ordenó proteger a los testigos que habrían presentado las fotografías que evidenciarían el operativo de Báez durante la madrugada posterior al programa de Lanata.

Ayer, Báez abrió las puertas de la chacra ubicada en las afueras de Río Gallegos a la prensa y aseguró que en su casa no hay bóvedas.

Carrió había dejado un escrito en el despacho del fiscal Guillermo Marijuán, que investiga a Báez. Allí dejó una presentación explosivo con fotografías y aludió a "una bóveda de grandes dimensiones". Dijo que todo está en la chacra propiedad de Báez, en Río Gallegos.

Las fotos muestran el operativo de Báez donde quitaría pruebas de su casa. Según Carrió, evidencian "el operativo de desmantelamiento de la bóveda, traslado de valijas que contendrían dinero, bolsos con armas, municiones y documentación". "Esos elementos habrían sido trasladados en camioneta que figuran en las imágenes de la estancia Alquinta", que tiene el empresario en el departamento de Güer Aiké, en la margen norte del Río Gallegos, ruta 5, acceso por Laguna Colorada.

Las fotos de la supuesta bóveda de Báez fueron tomadas por un empleado de Austral Construcciones. Según Carrió, se trata de Sergio Manuel Triviño Tecol, de 41 años.

Triviño sería un trabajador chileno y, a pedido de la diputada, tendría cobertura del programa de protección de testigos, junto con un matrimonio que le dio información.

La diputada nacional aseguró que Triviño "decía que las fotos eran su seguro de vida, pero después se arrepintió".

Triviño sería conocido de Mirta Mayorga y Fabián "Facha" Coli, quienes lo habrían convencido de que entregara las fotos como garantía de su vida.Fuente La Nación