Acusan a subsecretario de la Niñez de defender a proxenetas

 

Un gran clima de malestar generó en el Ministerio de Desarrollo Social de Santa Cruz, la designación en la Subsecretaría de Niñez, Adolescencia y Familia del Dr. Walter Chiara, abogado en diversas causas, una de ellas del propietario de prostíbulos en Las Heras, “Tata” Flores acusado por trata de personas.

jueves, 23 de mayo de 2013 · 00:00

 

Aunque el decreto de designación todavía no cuenta con el visto bueno del gobernador Daniel Peralta, fue la propia Ministra de Desarrollo Social, Prof. Argentina Beroiza, quien puso en funciones al abogado frente a esta Subsecretaría provincial, seleccionado probablemente por el vínculo establecido debido a que ambos son oriundos de la zona Norte de Santa Cruz.

Por supuesto que el inconveniente no es el lugar de procedencia de los funcionarios sino que no se sepa exactamente cuál es el criterio político o técnico con el que se designa a las personas en cargos políticos de tamaña responsabilidad social en un área sensible como lo es el trabajo con niños/as, adolescentes y familias.

El único antecedente de Chiara difundido en los medios de comunicación fue su participación como defensa de Luis Guineo, secretario general de ATE en Las Heras cuando fue privado de su libertad en medio de un conflicto gremial, así como haber sido apoderado de afiliados al Gremio de Petroleros Privados. Sin embargo, ambas experiencias profesionales no meritan suficiente crédito para ser seleccionado en el cargo de la cartera de Desarrollo Social.

Si bien otros antecedentes del funcionario no están públicamente difundidos, ciertas fuentes  judiciales aseguran que el mismo Chiara participó como representante legal de la causa del  propietario de prostíbulos de Las Heras, “Tata” Flores acusado por la infracción del Art. 145 del Código Penal en referencia al delito de trata de personas.

Sabido es que todo/a ciudadano/a tiene derecho a ser defendido/a y en ese caso, cualquier profesional puede defender a los/as acusados/as, sean culpables o inocentes. Pero el caso de Chiara no deja de generar confusión y malestar. En la subsecretaría de Niñez, Adolescencia y Familia se reciben personas en condiciones de vulnerabilidad, abusadas, maltratadas, entre otras situaciones, explotadas sexualmente o tratadas.

De esta manera, se hace difícil entender cuál es el criterio de Beroiza para designar los cargos políticos de su cartera, pero con los antecedentes profesionales de este funcionario se aumenta el misterio y se da lugar al cuestionamiento de los perfiles requeridos en los cargos de función pública, principalmente en áreas sociales, en las que el Estado debe garantizar el cuidado y protección de la ciudadanía. Preguntar si Beroiza coincide con Chiara en subestimar al proxenetismo es una pregunta inevitable. Qué podría sentir una víctima de proxenetismo si llegara a la oficina de Chiara, o qué podría suceder si llegara a la Subsecretaría el caso de una menor de edad víctima de explotación sexual en Las Heras tampoco son interrogantes que puedan pasarse por alto. Ni desde el sentido común se acepta que las víctimas sean defendidas por ex defensores/as de sus victimarios/as.

Las causas del “Tata” Flores

En agosto del 2012, acusado del delito de trata de personas, el conocido “Tata” Flores fue procesado por ser titular de los prostíbulos Maracuya y Amanecer. Mientras la justicia federal lo sobreseyó, al parecer por no constatar prueba suficiente, la justicia local de Las Heras clausuró definitivamente los dos prostíbulos que Flores administraba.

El caso tuvo dos víctimas de trata y explotación sexual proveniente de Córdoba Capital. Una de las víctimas fue privada de su libertad y la otra explotada sexualmente. La primera tenía dos hijos y tras una oferta de trabajo, se trasladó a Las Heras con conocimiento de las actividades que realizaría. Sin embargo, esto no alcanzó para evitar que la encerraran, la privaran de su libertad y le negaran comunicarse con sus hijos. La víctima se escapó con ayuda de un “cliente” y realizó la denuncia que derivó en los allanamientos realizados.

El caso llegó a la Justicia Federal aunque luego la causa culminó con el sobreseimiento y Flores en libertad, mientras que la municipalidad de Las Heras le prohibió reabrir esos locales donde prostituía mujeres. Tras evaluar los informes de las partes intervinientes, entre ellas la Subsecretaría de la Mujer, la resolución municipal dictaminó la clausura definitiva debido a las irregularidades vinculadas con la presencia de “damas de sala sin inscripción”, “habitaciones de pase inhabilitadas” y la falta de “libretas sanitarias”. Todas estas faltas tienen como antecedente la Ley de Profilaxis N° 12.331. (Fuente: www.noteolvidesperiodismo.wordpress.com)