La historia falsa sobre la muerte de Kirchner que confunde a la gente

Durante los últimos días, comenzó a circular en las redes sociales una supuesta historia oculta sobre la muerte del ex presidente, Néstor Kirchner. La misma es firmada por un médico que no existe, pero la gente se confundió igual.

miércoles, 8 de mayo de 2013 · 00:00
Las redes sociales dan para todo y la información que circula, muchas veces falsa, confunde a la gente que tiende a compartir historias que muchas veces nunca ocurrieron.
Y ese es el caso de una historia que comenzó a circular días atrás sobre la muerte de Néstor Kirchner, que comenzó a circular y ser compartida en cientos de perfiles de Facebook.
Sin embargo, vale aclarar e informar a la población que la historia es firmada por un médico llamado Raul Vizcaino, DNI, 10.083.432, pero el mismo no existe y la historia que se reproduce, y que se originó de forma anónima, es falsa.

DE NO CREER
A continuación, la historia falsa sobre la muerte de Néstor Kirchner que, si se lee detenidamente, queda muy claro que es incoherente.
A tener cuidado con las historias que circulan en las redes sociales, gente:


UNA INFORMACION QUE LLEGO ANONIMA
Soy el medico clinico Raul Vizcaino, DNI, 10.083.432, atendi a Nestor Kirchner en el Hospital de Calafate, tras su arribo a la centro asistencial en el que trabajaba, antes de los acontecimientos que paso a relatarles, el 27 de octubre de 2010 a las 7.34 de la mañana fui testigo de un magnicidio.

El ex. Presidente, arribo al hospital con una herida de bala en el pomulo izquierdo como punto de entrada, y el lobulo derecho el punto de salida, lo que le provoco la muerte instantanea.
Asumiendo que habia sido un atentado, cuando pude asistir a hablar con los miembros de la seguridad presidencial, para interesarme por lo que habia ocurrido, uno de los agentes me comento que estaba solo con la Sra Presidenta, cuando se sucedio el disparo, y que no habia nadie mas.
A lo que asumi que o eran ellos mismos quienes lo asesinaron, o alguien desde afuera.

Asumi que todo esto si iba a saber y que la consternacion nacional seria como despues lo fue, pero con otros argumentos.
Desde ese dia, vivo huyendo, y escondiendome, trabajando en negro en panaderias, talleres, o lo que sea que encuentre. Consegui un documento falso, para poder dar cierto grado de credibilidad a mis empleadores.

Mi pareja fallecio en un confuso accidente, a los dos dias de la muerte del expresidente, cuando se encontraba realizando tramites en Rio Gallegos. Yo tuve que escapar del calafate, al ver que a una de mis enfermeras del hospital las amenazaron de muerte, si comentaban algo de lo que habian visto. Un mes mas tarde, fue removido el director del hospital del Calafate, Dr. Marcelo Bravo, diciendo que renunciaba, y se anuncio la construccion de un nuevo y mas completo hospital en otra zona de la ciudad.

Me persigue gente de aspecto policial o de fuerzas armadas de civil, y tengo orden de captura con mi foto pero con el nombre de Luis Rafael Piccinetti, por el crimen de un Tucumano, pero la foto, es la de mi DNI.

Aqui a punto de partir desde Santiago de Chile, a donde llegue de manera ilegal, asistido por gente que creyo en mi historia, parto con rumbo desconocido.

Dios quiera que algun dia pueda regresar a mi Calafate querido, encontrarme con los afectos, y que sepan que estoy bien, que me cuesta dormir en las noches, y que vivo con miedo. Mis padres son vigilados, al igual que mis hermanos, colegas, y vecinos del Calafate. No espero que me crean, les pido a quienes tengan la posibilidad, averiguen que paso esa mañana. La Presidenta debe hablar al respecto y contar lo que paso, o que la justicia investigue. No se cuanto tiempo mas me quede. Yo vi que fue asesinado, de un tiro limpio, con sus ojos cerrados, y segun mis calculos, pudo haber muerto estando acostado porque su cabeza y espalda estaban bañadas en sangre, y su cara limpia, con el orificio de entrada. No se que fuerzas o que personas son las responsables de esto, ya no tengo una vida. Y temo por el destino de mi patria, si hemos de ser dominados por gente que puede ser capaz de hacer esto.