Cientos de familias varadas en Trelew por nieve y hielo en la ruta

A las 22 quedó abierto el tramo Trelew-Comodoro, mientras que a las 23 se lo hizo en el sentido inverso. Es para descomprimir la situación. Había más de 5 kilómetros de cola en el acceso a Trelew.

lunes, 22 de julio de 2013 · 00:00

Cientos de camiones, camionetas y automóviles permanecían varados anoche en el corte de la Ruta Nacional Nº 3 de Trelew hacia Comodoro Rivadavia, debido a la presencia de hielo y escarcha que volvían muy peligroso transitar esta vía.

Anoche permanecía interrumpido el tránsito de todo tipo de vehículos en la Ruta 3 de Trelew a Comodoro Rivadavia. Hubo 22 despistes de vehículos y vuelcos de camiones en las últimas 24 horas. Anoche una caravana guiada de más de 200 vehículos llegó a Trelew proveniente de Garayalde, y a las 21 se liberó otra tanda a Comodoro Rivadavia para descomprimir la zona. La provincia y el municipio brindaron alojamiento a cientos de turistas y camioneros varados en las últimas dos noches. Hubo picos de tensión y malestar en la ruta.

En tanto, fuentes de Defensa Civil confirmaron que se estaba evaluando la posibilidad de abrir el paso para tránsito pesado en horas de la madrugada o a más tardar esta mañana.

Además, anoche a las 21 liberaron una caravana con todo tipo de vehículos desde Garayalde hacia Comodoro Rivadavia, encabezada por una máquina para remover la nieve que se desplaza a una escasa velocidad. Y a las 17 horas Vialidad Nacional había hecho lo propio con la vía hacia Trelew.
Según fuentes oficiales, hasta anoche se habían registrado 22 despistes de vehículos y un número no precisado de vuelcos de camiones sobre la Ruta 3 en 24 horas -en especial en la zona de Garayalde-, lo que complicó aún más las tareas de mantenimiento de esta vía afectada por las intensas nevadas.
Por esta razón, avanzada la tarde de ayer se solicitaron refuerzos de maquinaria de Vialidad Provincial.
En tanto, el resto de las rutas de la provincia estaban habilitadas para el tránsito, aunque con extrema precaución. En este sentido, se recomendaba no viajar por la ruta de noche y transitar a baja velocidad. Así personal de Vialidad Nacional continuaba trabajando en el mantenimiento de las rutas 40 y 259 en la zona cordillerana, al igual que en las rutas 25 y 26.
 

VEHICULOS VARADOS
Mientras que autoridades de Seguridad Vial y Defensa Civil encabezaron un operativo ayer por la tarde para dar paso a los vehículos en el tramo de Garayalde a Trelew en dirección sur-norte, más de 100 familias permanecían detenidas en la ruta con bronca e incertidumbre, debido a que las autoridades no les brindaban ninguna respuesta inmediata.
La situación era similar en la salida de Comodoro Rivadavia: estaciones de servicio llenas de camioneros enojados y familias con hijos chicos matando el tiempo; autos varados en la banquina sin saber cuándo podrían retomar el viaje; y centenares de camiones detenidos con los conductores en las cabinas para contrarrestar las fuertes ráfagas de viento y el intenso frío.


Muchos turistas volvían de las vacaciones y vieron afectado considerablemente su bolsillo al tener que pasar la noche en un hotel y cenar afuera; otros se dirigían a su ciudad y avisaban que probablemente el lunes no podrían concurrir a trabajar.
En tanto, cientos de camioneros tuvieron que dar aviso que la carga no llegaría a destino hasta nuevo aviso. Muchos de ellos enojados acusaron a las autoridades provinciales y nacionales de no haber previsto que esto iba a pasar debido a que se pronosticaban nevadas.
Por otra parte, hasta ayer más de 20 colectivos llenos de pasajeros habían regresado a la terminal de Trelew para pasar la noche allí con la gente adentro (VER APARTE).
En este sentido, todos se preguntaban cuánto tiempo podrían llegar a tardar las máquinas en despejar la nieve y arrojar sal sobre la ruta para hacer posible el paso de vehículos.


PRESENCIA DE AUTORIDADES
El director de la Agencia de Seguridad Vial, Leonardo Das Neves expresó a este diario que el paso tuvo que permanecer cortado durante todo el día, debido a que desde la madrugada de ayer se registraron constantes nevadas en las zonas de Garayalde y Uzcudún, que volvían extremadamente peligroso el tránsito vehicular.
En efecto, cada tanto desfilaban sobre la ruta automóviles dañados en su parte delantera, que eran remolcados por grúas, aunque afortunadamente ningún automovilista fue herido de gravedad.
Asimismo, alrededor de las 18 horas, se hizo presente en la ruta el Ministro de Familia de la Provincia del Chubut, Adrián Maderna, quien inició el operativo de asistencia a las 100 familias afectadas, al igual que al otro centenar de camioneros que no pudieron llegar a destino.


De esta manera, se pudo observar personal provincial tomando datos a los conductores que estaban estacionados sobre la banquina junto a sus familias, quienes se preguntaban si alguien les iba a dar una respuesta.
Al respecto, Maderna aseguró que todas las personas afectadas por esta situación serían derivadas a diversos centros de alojamiento y además se les daría una vianda. De la misma forma, el Ministro se dirigió a Garayalde para brindar asistencia a las personas varadas allí.


CRECE LA TENSION
El pico de mayor tensión en la salida de Trelew fue alrededor de las 15.30, cuando los conductores detenidos a un costado de la ruta intentaron continuar su trayecto hacia Comodoro Rivadavia a pesar del corte.
Entonces, la Policía del Chubut y Gendarmería atravesaron los móviles en la ruta e impidieron el paso.
Según relataron las personas damnificadas por esta situación, el enojo se desató debido a que desde la mañana temprano las autoridades anunciaron que levantarían el corte en horas de la tarde.
De hecho, esta situación de incertidumbre se prolongaba hasta últimas horas anoche, cuando muchos automovilistas decidieron permanecer en el lugar con la esperanza de que se reanude el paso o bien porque no tenían presupuesto para alojarse en los hoteles de Trelew, que estaban colmados.


Asimismo, la estación de servicio ubicada junto a la ruta estaba colmada de gente que si bien estaba de acuerdo con la medida de seguridad adoptada por las autoridades, no podía creer por qué esta situación no se pudo prever con antelación.
Al respecto, en forma extraoficial este medio pudo saber que las autoridades de Vialidad Nacional a cargo de los trabajos en la Ruta 3 solicitaron refuerzos a la provincia, porque la maquinaria era escasa. 
Asimismo, los rumores que circulaban acerca de las constantes nevadas en Garayalde acabaron por derrumbar toda esperanza de los damnificados de poder retomar el viaje y llegar a destino.


EL FASTIDIO DE LA GENTE
«Quedamos parados desde ayer (sábado) a las 20 horas. Todas las estaciones de servicio están llenas y no queda lugar para estacionar más camiones», relató un camionero proveniente de Buenos Aires, quien manifestó molesto que «parece que muy ocupados no están en arreglar la ruta. Si se juntó tanta nieve es porque no hubo mantenimiento. Si sigue nevando y se sigue acumulando gente no sé qué va a pasar acá».
En tanto, otro camionero resignado a pasar la segunda noche en el camión consideró que «por lo menos deberían tomarse la molestia de darnos una taza con mate cocido. No son capaces de preguntarte si necesitás algo».
Por su parte, un padre de familia que estaba sentado en una mesa junto a su esposa y sus tres hijas relató que «salimos de Neuquén y nos sorprendió a las 12.30 este corte de ruta. Nos dijeron que directamente vayamos a la ciudad, porque la estación de servicio está colapsada. Nunca avisaron qué iban a hacer. Nos dijeron que a las 16 horas iban a abrir. Por eso la gente se molestó y comenzó a dar bocinazos. Encima los hoteles están saturados».
De la misma forma, un grupo de jóvenes que regresaban de las vacaciones expresaron que «nos sorprendió el corte anoche a las 21 horas. Queremos llegar a Caleta Olivia. Decidimos ir a un hotel en Trelew. No calculábamos gastar tanta plata. No tenemos respuestas. Dicen que tenemos que esperar hasta mañana al mediodía (por hoy) pero no vemos que las máquinas trabajen», criticaron. (fuente: El Patagónico)