Vocales docentes cuestionan a la vicepresidente del CPE

Norma Moralejo y Pedro Muñoz vocal por los docentes privados y el vocal por los docentes públicos respectivamente enviaron una dura nota a la vicepresidente del CPe, profesora Gabriela Peralta. "La crisis del sistema educativo debiera ser su prioridad". Remarcan en la nota.

viernes, 5 de julio de 2013 · 00:00

 Es lamentable que su preocupación pase por una nota de las vocalías docentes electas, cuando la realidad y la crisis del sistema educativo debiera ser su prioridad.

Pero dadas sus declaraciones públicas en relación a ello, nos vemos en la obligación de hacerle saber que estas vocalías,  no han malinterpretado el decreto 747/13, porque consideramos tener  lectura comprensiva desde hace muchos años, algo de lectura política y nos asiste el derecho de objetar todo instrumento legal que a nuestro criterio así lo requiera, dado que está en plena vigencia la libertad  de expresión y más aún cuando quien  vulnera las leyes es el mismo funcionario que las impulsa y promulga.

Vivimos en un estado de democracia, Sra. Vicepresidente y no es malo cuestionar como lo hemos hecho siempre, ejerciendo el juicio crítico y fijando posiciones distintas,  ante medidas que adopta el poder político y que lesionan el funcionamiento de estamentos del estado, como es en este caso el Consejo Provincial de Educación.

 En relación al decreto que aumenta la cantidad de puntos a distintos cargos de este cuerpo colegiado, lo que significa un aumento salarial, y que Ud mencionara en sus declaraciones manifestando que nada dijimos al respecto dando a entender que nos beneficia y por eso no lo cuestionamos,  debemos aclararle que los vocales electos por la docencia tomamos conocimiento del mismo en horas de la tarde de ayer en forma particular , después de haber presentado la nota que parece la desvela y tanta molestia le provoca. No se distribuyó con la misma premura que Ud. lo hizo con la reglamentación de sus facultades.

En el decreto en que curiosamente Ud. está nuevamente favorecida y por el cual de manera discrecional e improcedente, el gobernador quebranta la escala salarial,  es una actitud que requiere de manera urgente que se abra el debate en el marco de la paritaria, porque ha provocado una situación de conflicto al modificar la proporcionalidad en la cantidad de puntos otorgada, profundizando las diferencias salariales con el cargo testigo del escalafón, que es el de maestro de grado. En este marco, el Decreto 667/13 firmado y definido  unilateral y arbitrariamente por el gobernador, profundiza la brecha entre los cargos de escalafón y los cargos políticos, favoreciendo a estos últimos, al punto de considerar salarialmente más importante inclusive, a los asesores de la Presidencia elegidos a dedo, por sobre los cargos de supervisor, rector/director y vicerrector/director, regentes, todos ellos de carrera.  Tampoco contempla las vocalías de las Juntas de Clasificación y Disciplina, con mayoría electa. Debemos recordarle que la escala salarial surge de un marco paritario y si hubiese existido el interés para el análisis y discusión para la modificación del nomenclador tal como se ha requerido, se podrían haber incorporado al mismo los cargos que ha solicitado ADOSAC, esto es Ayudante de Gabinete de Informática, Director 2° y 3° Escuelas rurales, Profesor Secundaria Escuela Rural, Jefe de Laboratorio, Ayudante Departamento Orientación, etc.. 

Y qué decir de los cargos jerárquicos de la carrera docente, a los que sistemáticamente se les viene negando, desde el 2007, el ítem estado docente y que Ud. es testigo de los permanentes reclamos que efectuamos en las distintas paritarias salariales.

Llamativo por cierto que no se haya mencionado absolutamente nada de este Decreto en las últimas reuniones de paritaria, cuando el instrumento en cuestión fue firmado por el gobernador el día 11 de Junio.   

No es un error la nota que alude a las atribuciones que por decreto le estableció el gobernador a la vicepresidencia de este Consejo, el error político es del poder ejecutivo al priorizar cuestiones personales por encima de la debacle del sistema educativo, que hace juego con el fracaso de la política educativa nacional.

La lectura comprensiva que tenemos sobre la realidad, hace que  cuestionemos la falta de mantenimiento de los edificios escolares y que observemos una Unidad Ejecutora asfixiada por el Ministerio de Economía, que cuestionemos la falta de insumos y material didáctico y que observemos la restricción de fondos a Educación, que cuestionemos los bajos salarios y que observemos el despilfarro del erario público, que cuestionemos el disciplinamiento que se pretende imponer a los docentes y que observemos la impunidad a los amigos del poder, que cuestionemos la política educativa y que observemos la descalificación al rol docente. Podríamos seguir enumerando cuestiones, más nada nos impide hacer uso del beneficio de la duda sobre el privilegio de algunas funciones en particular, relegando un presupuesto educativo acorde a las necesidades y no sujeto al libre manejo de la caja de economía.

Insistimos Sra. vicepresidente, tenemos discrepancias en las preocupaciones y los hechos así lo demuestran. Ud. abocada a aumentar sus facultades y su sueldo y  estas vocalías   esperando que al menos comparta la necesidad de continuar la discusión en la paritaria  salarial y laboral y que arbitre los medios a su alcance para que se concrete la convocatoria a la brevedad y por otro lado que debatamos y resolvamos algunos temas urgentes sobre el desarrollo del proceso de enseñanza-aprendizaje.