Discapacitado trabajó en negro en Canal 9 y cuando lo blanquearon, le dieron un recibo de sueldo trucho

Ariel Navarro es discapacitado. Sobrino de Julio Navarro, Vocal en representación del poder Ejecutivo,  trabajó  en negro durante casi dos años en la emisora estatal con un sueldo de solo 1.000 pesos. Cuando  se quiso evitar un escándalo lo blanquearon, pero  le dieron un recibo falso. Ariel no sabe leer.  El gobernador se enteró y firmó un decreto para contratarlo.  Una historia cruda, que en realidad esconde un grave hecho de corrupción estatal y delito penal. 

miércoles, 11 de septiembre de 2013 · 00:00

 

 Parece una cruda historia, pero no es más que un caso de corrupción que implica al gobierno provincial y autoridades de Canal 9.

Ariel Navarro, ahora con 30 años, ingresó a trabajar en la emisora estatal en el 2.011. Trabajar en el canal fue posible  gracias un familiar: su tío  Julio Navarro (alguien con mucho poder en este ente autárquico) en ese momento  estaba a cargo de la gerencia de la emisora (Ahora es Vocal en representación del poder Ejecutivo).  Pero  el parentesco no le trajo  beneficios, al contrario. 

Desde esa fecha y hasta mayo de este año, Ariel estuvo desempeñando tareas como un trabajador no registrado, es decir, en negro, sin ninguna cobertura  médica, seguro, ni aportes jubilatorios y percibiendo un magro salario de solo 1.000 pesos. Desde ya es escandaloso trabajar en negro en un área estatal, aunque la situación al descubrir el velo de la pintura asomaba algo peor: Ariel es un joven con capacidades especiales que no sabe leer. 

Su condición activó una alarma dentro de los empleados de la emisora  quiénes tampoco entendían porque aún sin estar registrado su remuneración era tan baja.  Transcurrió un tiempo y “alguien” tuvo una “idea”.   Decidieron colocarle una pechera, que finalmente exhibió cuando ingresó a su horario habitual, con el siguiente escrito: “Trabajo en negro en esta provincia”.

LA PRIMERA-La “solución” llegó de forma casi instantánea. Desde las altas esferas de la emisora decidieron (o alguien decidió)  durante el mes de junio, realizar los trámites necesarios para que Ariel sea inscripto como un trabajador registrado, es decir, blanquearlo. De esta forma a fines de ese mes gozaría de un salario y además cobraría la primera cuota del SAC (aguinaldo), que  en un contexto de interna entre gobierno provincial y nacional, se abonó  finalmente el 28 de junio a los activos. 

Ser remunerado  conlleva el requisito indispensable de contar con un recibo de sueldo que además es necesario para realizar los trámites  ante la Caja de Servicios Sociales y otros  organismos. Ariel acudió a   la obra social provincial pero  hubo un problema: no figuraba en los registros de descuento (aunque lo advertía su recibo de sueldo). 

INVISIBLE PARA EL ESTADO-El panorama parecía desconcertante, ya que sin este recibo no solo no podría percibir su primer sueldo y aguinaldo  en blanco sino que era inexistente nuevamente para el Estado provincial. Algo había que hacer. Por ello-con el asesoramiento de un compañero- acudió a la delegación del INADI de Río Gallegos en busca de ayuda (recuerden que Ariel no sabe leer).  El recibo fue expuesto ante el área de Tesorería y se detectó que allí tampoco figuraba en los registros de la provincia como empleado  de la administración pública, y de hecho, le informaron que el recibo de sueldo era “trucho” o “falsificado”. (Alguien  se había tomado la molestia de fraguarlo  según se puede observar en el escaneo del recibo que Nuevo Día expone en la foto). 

EL DECRETO-El escándalo fue de tal magnitud que llegó a los oídos del  gobernador Daniel Peralta un viernes por la noche, y por eso quiso solucionarlo lo antes posible. Y así fue. Con el decreto Nº 974/13 fechado el  (lunes) 30 de julio y que lleva la firma del Ejecutivo provincial y de la ministra de la Secretaria General de la Gobernación , Paola  Knoop, se suscribió un “contrato de locación de servicios” con Ariel Luis Oscar Navarro entre el 21 de mayo hasta el 31 de diciembre del 2.013. 

El decreto sostiene que  dicha contratación se suscribe  bajo el amparo de la Ley 1.662 para  “quien desempeñará tareas que determine el Directorio del Canal Provincial de Televisión”. La ley a la que se hace referencia , es la  de Protección Integral de las personas con  discapacidad (aprobada en 1984 en Santa Cruz durante la gobernación de  Arturo Puricelli) y   establece en su artículo 10  que “el Estado Provincial, sus Organismos Descentralizados, las Empresas del Estado deberán ocupar personas discapacitadas, que reúnan las condiciones de idoneidad para el cargo, en una proporción no inferior al dos por ciento (2%) anual de ingreso, con las modalidades que fije la reglamentación”.

PREGUNTAS-El decreto fue  una solución,  pero no se investigó y no se realizo ningún sumario administrativo que conteste  estas simples preguntas de un delito está configurado  penalmente: 

¿Por qué trabajó una persona discapacitada  más de dos años en negro en una dependencia del Estado? 

¿Por qué cobraba una remuneración de mil pesos?

¿De dónde provenía el dinero  de este vergonzoso sueldo y quien autorizaba los pagos y bajo qué criterios?

¿Quién o quiénes  tiene el poder de falsificar un recibo de sueldo?

¿Existen más recibos de sueldos truchos en esta u otra área del Estado?

Nadie sabe nada.  Lo adelantamos parecía  una  cruda historia, pero  fue  un grave acto de corrupción  hacia una persona indefensa. (El Diario Nuevo Día). 

 

CLAVES 

 

-Ariel Navarro trabajó en negro en Canal 9 y percibía un sueldo de solo 1.000 pesos. 

- Lo blanquearon, pero le dieron un recibo de sueldo falso.

- Detectó que era falso cuando realizaba trámites para la CSS y se lo confirmaron en Tesorería. 

- Ariel es sobrino de Julio Navarro, Vocal en representación del Poder Ejecutivo en el canal. 

-El gobernador supo de la situación y  firmó un decreto para contratarlo amparándose en la Ley 1.662

-La ley 1.662 dice que “se considera que la persona sufre una discapacidad cuando padezca una alternación funcional permanente o prolongada, física o mental, que en relación a su edad y medio social implique desventajas considerables para su integración familiar, social, educación o laboral”. 

- No hubo ninguna investigación por su caso.