PROCREAR la especulación inmobiliaria metió la cuchara

Los dueños de terrenos duplicaron el precio de los lotes tras el lanzamiento de los créditos del Procrear. Los precios de los lotes  ya superaron el máximo que permite el programa. Especulación por parte de las inmobiliarias. 

lunes, 20 de enero de 2014 · 00:00

 

La especulación ya golpea a los beneficiarios que obtuvieron el crédito del Procrear . En la mayoría de los casos los vecinos que accedieron al programa no pueden plantar el cartel de obra en sus casas en construcción, la causa: la especulación de las inmobiliarias que subieron considerablemente los costos de lotes en zonas con servicios. 

Las familias riogalleguenses que fueron   sorteadas en el plan  que los acercaba al sueño de la casa propia pasan por estas horas momentos de incertidumbre. Hace poco muchos vecinos habían sido consagrados beneficiarios del Programa de Crédito Argentino (Procrear), que otorga varias líneas de créditos para viviendas. A tres meses de ese día, muchos temen que el sueño nunca se convierta en realidad.

El crédito tiene varias modalidades; entre ellas, las que beneficia a personas que no tienen terreno, y que necesitan el préstamos para comprarlo y construir en él. 

Pero la felicidad inicial, se fue desmoronando como un castillo de naipes, cada vez que los beneficiarios buscaban terrenos aptos para iniciar el plan se chocaron con la triste realidad: los precios aumentaban sin control. El lote que la semana pasada valía $ 70.000 había aumentado a $ 100.000. Y dos semanas después, costaba ya más  $ 120.000 en el mejor de los casos.

El programa sólo concede para la compra del terreno un préstamo por $ 100.000, y el titular puede aportar de su bolsillo hasta $ 50.000 más. Ese es el tope, y no se permite construir sobre terrenos más caros. 

Es que en Río Gallegos prácticamente no existen lotes de esos precios y lo que ocurre en estos casos tiene nombre y apellido: especulación inmobiliaria.

Así muchas familias que calificaron  para el préstamo se encuentran en un estado de indefensión ante los especuladores y reconocen que el paso del tiempo les juega en contra, y que los plazos son cada vez más cortos y la inflación se come el dinero asignado para la compra de  la tierra. 

Muchos de los vecinos se han organizado para la búsqueda de soluciones e incluso se ha reunido con autoridades provinciales y municipales para buscar soluciones y esperan otras reuniones para, en el mejor de los casos, obtener una respuesta. ante lo que muchos de ellos consideraron una “avivada” de las inmobiliarias. (El Diario Nuevo Día)