Detenida por incendio a edificio de la Función Pública: “Soy la única presa política - gremial del país”

La enfermera Patricia Benítez que tiene prisión domiciliaria por cuestiones de salud  envió una carta el  Encuentro Nacional de Mujeres que se realizó en Salta días atrás. “Reclamar aumento salarial y condiciones laborales no te convierte en criminal”, escribió. El sábado se cumple un año del incendio del edificio público  que sucedió en el marco  de la paritaria central.

jueves, 16 de octubre de 2014 · 00:00

 

 

 

Patricia Benítez, forma parte de los cinco detenidos por el incendio de la secretaria de la Función Pública - Alberto Arteaga, Ernesto Apendino, Juan José Vera y  Diego Reyes- que el sábado cumplirá un año desde el siniestro en el marco de la discusión  paritaria central del 18 de octubre,  que en noviembre  se llevará a juicio oral. 

La CTA como la comisión de presos señalaron que deberían estar libres  hasta el juicio oral  - ya que lea jueza  Valeria López Leston el negó tres veces la excarcelación  por ”peligro de fuga”-ya  que así lo determinan las leyes,  por lo cual señalaron que son presos políticos, sumidos en una interna gremial (ATE azul  ( a cargo de Raúl Gómez) y  ATE  verde en ese momento) y una interna política entre el PJ y FVS.

Precisamente esto señalo Benítez con una carta que envió  el pasado 11 de octubre al Encuentro Nacional de Mujeres que se realizó en Salta.

LA CARTA 

 

A  las mujeres de todo el país que se reúnen en Salta

 

Sepan que por mi corazón corre sangre salteña, de la estirpe de mujeres valientes y luchadoras que se animan a salir y reclamar lo que les corresponde.

Que soy mujer, madre, trabajadora, enfermera universitaria, paritaria sectorial de salud en la provincia de Santa Cruz, lo que me convierte en una de los tantos procesados pero la única presa política - gremial del país.

Acusada de un incendio de un edificio público desarrollado en octubre de 2013 en medio de una interna política y gremial que hoy me cuesta la cárcel a la espera de un juicio justo.

Simplemente hacerles llegar mi solidaridad, mi fraternidad, el contagio de la conciencia de género, decirles que ni el atropello, el encarcelamiento y las consecuencias físicas y psíquicas pueden frenar la libertad de ser mujer, trabajadora, argentina y que no hay fronteras para hacernos escuchar aunque. Hoy me toca hacerlo desde la prisión domiciliaria en el confín patagónico, pero mi corazón late en todo el país junto a cada mujer que se hace escuchar y con mucho más razón en este Encuentro en mi provincia natal.

Sepan que una salteña las abraza, marcha y reclama la dignidad de ser mujer.

Ruego a ustedes reclamen la libertad de los presos politicos.....!

¡Por mis compañeros Diego Reyes, Ernesto Apendino, Jose Vera, Tito Arteaga y Victor Diaz. Y por los petroleros de Las Heras en Santa Cruz!

Reclamar aumento salarial y condiciones laborales no te convierte en criminal.

Patricia del Valle Benítez

(El Diario Nuevo Día- laizquierdadiario.com/)